Cómo llevar a los niños al supermercado sin morir en el intento

Mami, cómprame eso, también quiero ese juguete, porqué no llevamos el cereal que trae un premio. Toda madre sabe que ir al supermercado con los chicos es una verdadera batalla, en la que por cansancio muchos adultos terminan por sucumbir al poder de hijos.

¿Acaso existe una manera de hacer de la idea al súper un momento agradable? Claro que si, ygrocery ello se hace convirtiendo a nuestros pequeños “monstruitos” en los mejores ayudantes que cualquiera podría tener.

Antes de partir, es importante que cada niño tenga una misión clara durante la compra. Los mayores pueden estar encargados de todo lo lácteo, incluso pueden fijarse en los nutrientes contenidos, aprendiendo de paso sobre alimentación saludable.

Un niño más pequeño puede ser el “jefe” del grupo alimenticio que más le agrade, ayudándonos por ejemplo a elegir las pastas pensando en sus comidas preferidas. Si hay un bebé en la familia, de seguro que los grandes del grupo estarán más que felices de cuidar que su hermanito más pequeño tenga todo lo necesario, fijándose en una lista que ellos mismos pueden preparar en casa y de la que serán responsables.

Al final los chicos se mantendrán tan ocupados con sus tareas y misiones, que no tendrán tiempo para pedir cosas de más o hacer berrinches, ya que su ayuda será esencial en una actividad de la que antes eran sólo unos espectadores muy exigentes.

Imagen: Early Coverage

Deja un comentario