Cómo limpiar los biberones

La higiene del biberón del bebé es un tema que preocupa a los padres, los que suelen seguir los consejos de amigos y familiares mayores acerca de la mejor forma de mantener a los pequeños sanos y libres de gérmenes.

Una de las maneras más usadas es la de hervir las botellas siendo lo último que deberíamos hacer, ya que al calentarse directamente, el plástico con el que están fabricados puede liberar químicos que luego pueden mezclarse con la leche del niño.

Lo primero que debemos hacer es limpiar el biberón apenas el niño termine de beber. Para ello lo mejor es utilizar una escobilla especial, agua y un jabón para lavar neutro. Es importante preocuparse de que quede bien enjuagado y completamente seco antes de guardarlo.

Cada cierto tiempo, y como manera de esterilizar la botella, podemos colocarlo dentro de un recipiente con agua ya hervida por alrededor de 10 minutos. Una vez listo, los biberones deben quedar sin restos de agua y ser almacenados en la heladera hasta el próximo uso, aunque si pasan más de tres días sin utilizarse, puede ser bueno enjuagarlo nuevamente.

En caso de que se trate de una botella nueva, es vital que la lavemos antes de usarla, ya que pueden haber quedado residuos de los diferentes procesos por los que pasó en su fabricación, los que podrían llegar a la boca del bebé.

Con medidas de higiene simples y precisas, podemos cuidar a nuestro bebé manteniendo un objeto que se lleva directamente a la boca, limpio y listo para usarse.

Deja un comentario