Cómo explicar la muerte a niños y niñas

La muerte es algo natural e innato al ser humano. A pesar de ello, muchas veces parece que es un tabú y nos cuesta mucho hablar sobre ello. Y más si tenemos que hacerlo con niños y niñas.

Pero tarde o temprano llegará la muerte de algún ser querido y querrán saber qué ha pasado con el abuelo, la abuela o con la mascota.

Lo primero de todo es decir la verdad, puesto que los niños niñas no son tontos y perciben lo que sucede a su alrededor. No sirve decir que ‘fulanito’ se ha ido de viaje o que el perro se escapó. Asociar los viajes al dolor y la consternación crea confusión y puede hacer que acaben teniendo temor a los viajes.

La idea de que la abuelita se ha ido al cielo será válida dependiendo de las creencias de cada familia. Esa afirmación puede crear confusión y más preguntas que respuestas en los niños y niñas.

nino_triste

Debemos explicar el concepto de la muerte de una forma clara y sencilla. No es necesario entrar en detalles cuando ésta se ha producido tras una larga enfermedad. También debemos permitir que el niño o la niña nos haga preguntas y responderlas de la manera más sencilla posible, evitando analogías como que ‘menganita’ está durmiendo para siempre. Al igual que los viajes, puede generarles temor a la hora de ir a dormir por miedo a no despertar.

También debemos observar las reacciones de los niños y niñas y dejar que expresen sus emociones a su manera. No hay que obligarles a sentirse mal ni a llorar y tampoco reprimir sus emociones.

Deja un comentario