Cómo acostamos a nuestro bebé

Una de las preguntas más frecuentes de las mamás es cómo deben acostar al recién nacido. Hasta no hace mucho tiempo se solía acostar a los bebés boca abajo, porque se disminuía el riesgo de reflujo o vómitos, con las consecuencias que esto puede provocar en el pequeño.

Pero ahora los consejos han cambiado. Se ha estudiado y es recomendable acostar a los niños de lado, o boca arriba. Así el niño tiene menos peligro de muerte súbita. Si bien este delicado tema no tiene explicación, está comprobado que dormir boca abajo aumenta su riesgo.

Lo que si es bueno, sobre todo en los primeros meses, es intercalar las posturas. Después de una toma de leche, los bebés recién nacidos suelen quedarse dormidos, lo acostaremos sobre su lado derecho y a la siguiente toma sobre su lado izquierdo. De esta manera lo acostumbramos a tener la facilidad de dormir de ambos lados y evitamos molestias en sus bracitos.

Tampoco debe usarse almohada, ni colchones demasiados blandos. Para evitar que el pequeño quede debajo de las sábanas, debemos taparlo solo hasta los hombros, de manera que pueda respirar tranquilamente. Tampoco debemos abrigarlos demasiado, no es bueno que estén a una temperatura demasiado elevada. Luego del primer mes el bebé no debe abrigarse más que sus padres.

Deja un comentario