Cesárea en el parto

Ocurre algunas veces en las que la madre no es capaz de dar a luz de forma natural a su bebé, o, simplemente, ocurre algo en el embarazo o durante el parto que hace que el médico tenga que tomar la decisión de realizar una cesárea para que el bebé nazca.

Las cesáreas, como se practicaban algunos años atrás, sí eran bastante incómodas porque la cicatriz solía quedarse de por vida y, además, se hacía bastante grande con lo que era casi imposible esconderla.

Sin embargo, hoy en día eso no ocurre y las cesáreas suelen realizarse por debajo de la línea del bikini con lo que el disimulo suele funcionar bastante bien. Si a eso le unimos que la cicatriz, con buenos cuidados y recomendaciones, puedes hacer desaparecer, casi por completo, tenemos asegurado el éxito.

Hay que ser realista y pensar desde el principio que una cicatriz no va a desaparecer como si no hubiera existido, quedará ahí, pero sí podemos disimularla lo más posible.

En el mercado, al igual que para las estrías durante el embarazo, se venden cremas que pueden ayudar a la cicatriz de la cesárea aunque ninguna hace milagros. Lo único que conseguiremos será paliar el posible corte que tenemos. Otro de los consejos que los médicos nos darán será el no exponer la cicatriz al sol durante, al menos, un año.

Deja un comentario