Cepillando los dientes

Los niños pequeños han de saber lavarse los dientes desde la tierna infancia para así evitar problemas dentales que pueden ser más un engorro para los niños (aparte de un dolor o miedo irrefrenable) que una alegría.

Los padres debemos inculcarles a los niños cómo han de lavarse los dientes y que han de hacerlo varias veces al día. Dicen que se aprende con el ejemplo y, en este caso, nunca mejor dicho porque si los niños ven a los padres lavarse los dientes ellos también van a querer hacerlo para poder ser como papá o mamá.

Existen varias técnicas para proceder a la limpieza de los dientes, pero la más fácil para los niños para que se laven los dientes es la siguiente:

1. Colocamos las cerdas del cepillo sobre la encía formando un ángulo de 45º. Tiene que haber un contacto ligero sobre los dientes y sobre las encías.

2. Cepillamos con un movimiento vertical hacia abajo en los dientes de arriba y con un movimiento hacia arriba en los dientes de abajo en su lado externo. Repetimos esta operación con la cara interna de los dientes.

3. Ponemos el cepillo dental detrás de los dientes frontales y frotamos con movimientos verticales de arriba hacia abajo.

4. Colocamos el cepillo dental en las superficies masticadoras (oclusales), y cepillamos de delante hacia atrás. Por último cepillaremos la lengua de delante hacia atrás.

 

Claro está, esto es en un lenguaje adulto, cuando nosotros se lo expliquemos a los niños tendremos que ser más sencillos e incluso hacerlo con un cepillo en la mano.

Deja un comentario