Celos de hermanos

La llegada de otro miembro a la familia no siempre es bien recibido por el que hasta entonces captaba toda la atención de sus padres. Es absolutamente normal que aparezcan celos al hermano que está en camino.

No hay nada para evitar los celos, pero si hay muchas cosas que podemos hacer para hacer sentir mejor al hermano mayor. Hacerlo participar de estos momentos es la mejor forma de que se sienta implicado en la llegada del hermano, y no sentirse a un lado.

Así, por ejemplo, podemos pedirle consejos a la hora de decorar la habitación del bebé o de la compra de algunas cosas como carros o cunas, para que se sienta importante en estas decisiones.

Una vez con el bebé en casa, debemos prestarle tanta atención a uno como a otro. La madre, que es la que pasará más tiempo con el bebé, deberá hacerse tiempo para jugar con el mayor al igual que el padre puede realizar actividades a solas con él, como paseo de “mayores”, eso ayudará a que se sienta mejor.

También podemos hacerlo participar del baño del bebé o por ejemplo si toma biberón, que alguna vez ayude en estos momentos. Cambiar los pañales no suele gustarles, pero si puede elegir la ropita.

Demostrarle que es parte de todo es la mejor forma de “combatir” sus celos. Repartir el tiempo entre los hermanos y compartir los momentos será lo más adecuado para acompañar a los niños en su crecimiento.

Deja un comentario