Campamentos de verano

Las vacaciones de verano son el momento tan esperado por los más pequeños, pero los padres cada vez que llega este momento tiemblan porque no saben en la mayoría de los casos que hacer con ellos para mantenerlos ocupados. Muchas veces a los padres les encanta la idea de ir a la playa, jugar al aire libre, ir al cine, ir al teatro con ellos pero por razones laborales se ven limitados. Este es uno de los motivos por el cual recurren a los tíos, primos, abuelos o los campamentos de verano para poder mantener la mente de ellos ocupada.

Si bien podremos encontrar varios tipos de campamentos y de la más variada categoría, esto se debe a la diversidad de funciones que cada uno de ellos presenta. Dentro de esta variada gama de campamentos se encuentran los campamentos denominados ecológicos.

A medida que se respeta el medio ambiente en este tipo de colonias se va aprendiendo mientras que ellos se divierten. En este tipo de colonias ecológicas se les enseña a los más pequeños de la casa al cuidado de la naturaleza mientras se está en contacto. Para poder brindar estas enseñanzas se hacen juegos, cabalgatas, caminatas, excursiones, talleres, les enseñan a reciclar diversos tipos de materiales. La edad en la cual los pequeños pueden concurrir es entre los 6 y los 14 años.

Dentro de lo que enseñan en este tipo de campamentos están las fertilizaciones en los huertos, el abono que se utiliza para este fin son las sobras de la comida. Incluso enseñan a reciclar el agua para realizar los riegos. Las verduras y frutas que son cosechadas son utilizadas para la alimentación diaria.

También enseñan a juntar la basura que se junta en los juegos, las comidas, fogatas, etc., y al cuidado de los animales. Gracias a este tipo de campamentos les están enseñando a ellos lo tan importante que es la salud y la conservación de nuestro propio planeta, por lo que deben de cuidar al máximo.

Aparte de todo esto a los más pequeños les enseñan lo importante que es se independiente por lo que les enseñarán esto y mucho más a los más pequeños.

Pero además de que ellos aprendan, también estarán haciendo nuevas amistades y muchas de ellas perduran para siempre. El estar ellos lejos de sus padres por algunas semanas les harán ser más independientes y la experiencia que ellos consiguen es mucho más gratificante que el haberse quedado en la casa.

Deja un comentario