Camino a la independencia

Tu recién nacido no tiene sentido de su individualidad; cree que vosotros dos sois una sola persona y no se da cuenta de que las manitas y piececitos que se mueven frente a él son los suyos. Con el tiempo, a medida que se desarrolla mental y físicamente, irá comprendiendo que él también es una persona separada, con su propio cuerpo, pensamientos y sentimientos. Lógicamente, también querrá hacer las cosas a su manera.

El sentido de la individualidad de tu bebé se desarrolla progresivamente, con el paso de los años. A los 6 ó 7 meses, el bebé comienza a percibir que está separado de ti y que lo puedes dejar solo. Aquí se inicia normalmente la ansiedad con los desconocidos, que puede durar hasta bien entrado el segundo año de vida.
Pero una vez que el bebé se hace más sociable y confía en que vas a volver aunque lo dejes en la guardería o con una niñera, podrá evolucionar e ir forjando su propia identidad. De hecho, para cuando empiece a andar, esa nueva independencia puede ser tan fuerte que incluso cause algunos problemas. El querer las cosas "como yo lo diga" es la causa de muchas de las rabietas.

Hacia los 7 meses tu bebé sí se da cuenta de que es independiente. Aunque ésta es una etapa muy emocionante, el descubrimiento le puede crear cierta ansiedad. Ahora se da cuenta de que lo puedes dejar, pero no sabe que siempre volverás con él, por eso es muy probable que rompa a llorar cuando te vayas, aunque sólo sea durante un minuto.

Imagen: http://www.nabar.org/

Deja un comentario