Caminando

Caminar es una actividad muy agradable para la madre, aunque de todos es sabido que las embarazadas se cansan más y, por tanto, no pueden caminar durante mucho tiempo porque terminarían agotadas debido a su estado y a que cargan con más peso del que normalmente hacen.

Sin embargo, caminar es algo que deberían hacer todas las embarazadas, sobretodo las primerizas, porque una de las cosas que hace y por lo cual nos puede venir genial, es ubicar al niño más abajo, como si ya fuera a salir. Muchas madres, en el embarazo, han tenido la barriguita muy arriba y han tenido que estar horas y horas sufriendo hasta que el niño se encajara para salir; pero eso, al caminar, podemos evitarlo, ya que el movimiento hace que el niño se vaya más abajo y permita que, a la hora del parto, sea menos doloroso y más rápido que si no hubiésemos caminado en los 9 meses de gestación.

Lo normal para las embarazadas no es caminar todos los días 1 hora como aconsejan los médicos que deberían hacer cualquier persona, sino que con 20 minutos al día (si se puede más sin cansarte pues mejor) es más que suficiente de modo que veremos resultados en poco tiempo y a la hora del parto éste será mucho más rápido y podremos disfrutar antes de nuestro bebé, además de librarnos de complicaciones de última hora como por ejemplo el que se atraviese el bebé y, después de las horas de dilatación y contracciones, tengas que dar a luz por cesárea.

Deja un comentario