Calcio, elemento imprescindible

El calcio es un elemento que no debe faltar en la dieta porque es una inversión de futuro. Veamos alguno de sus secretos.

Muchos niños menores de 5 cinco años apenas consumen la mitad del calcio recomendado por los expertos.

El almacén de calcio del organismo son los huesos y el 90% de la masa ósea se crea antes de los 20 años. Un consumo bajo en la niñez y adolescencia da como resultado reservas insuficientes de este mineral. Una importante consecuencia en la edad adulta es la osteoporosis.

Los lácteos son especialmente ricos en calcio. Ahora, la leche y quesos ricos en calcio ayudan aún más a llegar a las recomendaciones de las autoridades sanitarias para cada franja de edad.

Necesitamos vitamina D (que nuestro organismo produce cuando nos exponemos a la luz solar) para absorber el calcio. El ejercicio también es igualmente beneficioso.

Si tus hijos son adictos a los dulces, dales queso. Tomado después de los dulces, el queso ayuda a prevenir la caries porque neutraliza los ácidos que atacan el esmalte dental.

Según los investigadores, lo mejor para asegurar un buen aporte de calcio es introducir un alimento rico en calcio en cada comida. Ese aporte sostenido en pequeñas dosis favorece la absorción de dicho mineral.

Otros alimentos ricos en calcio son las sardinas en aceite, el perejil, los berros, los higos secos, los mejillones, el pulpo, los garbanzos, la cebolla…

Deja un comentario