Caídas en el embarazo

Cuando estás embarazada, uno de los miedos que tienes es si puedes hacerte daño, tanto el bebé como tú, si te caes en casa o en la calle.

Ante todo, una caída en el embarazo es importante y conviene, sobre todo si es dolorosa, acudir de inmediato a urgencias porque, aunque no sea nada, nos quedaremos más tranquilas sabiendo que hemos sido diagnosticadas y que no le pasa nada al bebé.

Las caídas en el embarazo pueden ser por resbalones o por hacer cosas que no deberíamos (por ejemplo subirnos en una escalera). Sin embargo, hay ocasiones en que tenemos que hacer esas tareas, bien porque no tengamos a nadie, o porque necesitemos algo que no podemos alcanzar.

En cualquier caso, aunque el estar embarazada no significa que no podamos hacer ningún esfuerzo físico, sí tenemos que tener en cuenta que esos esfuerzos han de ser más medidos porque está en juego la vida de una personita que crece y que, con una mala caída, podemos provocar el parto, romper la placenta o cualquier otro problema (incluso darle un golpe en la cabeza al niño y provocarle una enfermedad grave).

 

Deja un comentario