Cada individuo es diferente.

Todos somos diferentes. Vivimos nuestro ser diferentes. En cada comparación con nuestros semejantes aprendemos que no somos iguales. No percibimos, ni pensamos del mismo modo. Nuestro ser es  individual y y nuestra vida  como personas es m una experiencia básica., un desafío constante un aprendizaje maravilloso.
 
Parece que en el caso de la diversidad de individuos con discapacidad mental tenemos a menudo dificultad .Pareciera que lo diferente a mí , asusta y hasta provoca rechazo sólo por el hecho de presentarse diferente a mí.
 
Nuestra experiencia personal debería en el fondo, enseñamos que es maravilloso buscar la unidad, la experiencia en el compartir con nuestros semejantes, disfrutar de las múltiples diversidades en la vida humana. Todos necesitamos y deseamos ser amados, respetados, estimados con nuestra diversidad.
.
Esta visión de las cosas, podría ser de ayuda en nuestra reflexión, sobre el adulto con retardo mental. Si aprendemos a buscar la diversidad, estimaremos aún más a nuestros semejantes con una discapacidad mental, viéndolos como personas únicas y especiales. ya que una existencia discapacitada no es algo distinto de la norma, sino  alguien semejante a mí, alguien que tiene derecho a ser considerado en la sociedad, a tener  igualdad de oportunidades para su desarrollo digno.
.autistint.jpg
 

Deja un comentario