Bomba de Insulina: La mejor aliada para los niños con diabetes

Padecer diabetes a una corta edad suele ser devastador tanto para los niños como sus familias, quienes deben acostumbrarse no sólo a un completo cambio en la forma de alimentarse, sino que a medir con frecuencia los niveles de azúcar en la sangre aplicando insulina cada vez que sea necesario.

300px-Insulin_pump_with_infusion_set Generalmente después de los siete años los niños son capaces de ocuparse de sus propias inyecciones, pero ello les complica la vida, interrumpiendo actividades propias de la niñez. Por suerte la ciencia les tiene una solución gracias a las bombas de insulina.

Se trata de un pequeño dispositivo que el pequeño llevará en sus ropas o cinturón, conectándolo al cuerpo a través de una delgada aguja capaz de medir los niveles de glicemia e inyectar la insulina a medida que sea necesario, sin que el chico tenga que intervenir.

Los niños sólo necesitarán cambiar la aguja y su ubicación cada cierta cantidad de días, algo que aprende en cursos creados especialmente para ellos. Las bombas de insulina pueden llevarse discretamente y dan más autonomía al chico diabético.

Si tu hijo padece de diabetes tipo I, consulta al endocrinólogo acerca de la posibilidad de utilizar una bomba de insulina. Muchos seguros médicos cubren el dispositivo y en caso contrario son varias las instituciones que ofrecen ayuda para las familias de diabéticos.

Imagen: Wikimedia

Deja un comentario