Bebés y babas

La etapa del babeo produce en el bebé algunas alteraciones: gases, irritación de la barbilla, escozores en el culito,etc.

Esta etapa empieza a partir del tercer mes, cuando las glándulas salivares se activan y aumentan notablemente su producción con el fin de facilitarle la deglución de los alimentos para que pueda tener una mejor digestión. También se convierte en una barrera de defensa para su boca, ya que impide que ciertos organismos colonicen en ella.

beb%C3%A9_babeando www.blog-salud.com

Pero tiene ciertos inconvenientes, porque nuestro bebé produce más saliva de la que es capaz de tragar. Al babear tanto, se le irrita la zona de alrededor de la boca, el mentón y el cuello. Se le empapa toda la ropa. Una solución es ponerle un babero e ir secándole con una gasa seca.

Al tragar más cantidad de saliva, traga también más cantidad de aire y es más fácil que se le formen gases. Lo tumbaremos boca arriba, lo sujetaremos de los muslos y le llevaremos las piernas hasta el abdomen presionándoselo suavemente para ayudar a expulsarlos.
Con la salida de los dientes el pH de la saliva cambia y esta se vuelve más ácida. Con la orina pasa lo mismo, por esta razón se le irrita el culito más fácilmente, por lo que debemos controlarlo y cambiarle más a menudo. Antes de ponerle el pañal nuevo, dejaremos al bebé sin nada unos minutos, para que se le seque bien la piel.

Deja un comentario