Bebés prematuros

Diez años atrás se miraba a los bebés prematuros como bebés enfermos y con pocas posibilidades. Hoy, y gracias a los avances de la ciencia, la mayoría de los pequeños nacidos antes de tiempo, logran desarrollarse de manera normal y alcanzar a sus pares nacidos a término.

 

La definición de prematuro es utilizada para bebés nacidos antes de las 37 semanas de gestación. Algunos de ellos, requerirían apoyo médico durante sus primeros días y semanas, ya que sus órganos no se encuentran completamente desarrollados, pero las estadísticas dicen que de los bebés nacidos a partir de las semana 28 de gestación tienen una taza de supervivencia del 90%.

 

Una de las características principales de los prematuros es su bajo peso al nacer, pero recibiendo una nutrición adecuada y con un balance de vitaminas y minerales controlados, es posible revertir la situación. Quizá para algunos no sea posible alimentarse directamente del pecho de la madre, pero se recomienda la extracción de ésta y si administración a través de otros medios.

 

Todos los padres esperan ansiosos el momento de llevarse a sus hijos a casa. Los niños que nacen con bajo peso generalmente son dados de alta al alcanzar los dos kilogramos y la capacidad de alimentarse por vía oral, manteniendo una temperatura corporal adecuada. Es importante que estos niños acudan con mayor frecuencia a controles con el pediatra o neonatólogo para monitorear su desarrollo y posibles complicaciones, aunque los pronósticos indican que la gran mayoría de ellos disfrutaran de una infancia sana y normal.

Deja un comentario