Aumento de pecho, cambio de sujetador

Uno de los primeros síntomas que la mujer nota cuando se queda embarazada es el casi inmediato aumento de pecho. Además, el este incremento de volumen viene acompañado de dolor y de una extrema sensibilidad, sobre todo en el pezón.

El aumento se debe a que, desde el primer momento, las mamas se van preparando para la lactancia. Y por eso, el pecho es una de las zonas más sensibles del cuerpo de la mujer y una de las que más atenciones y cuidados requieren tanto durante la gestación como durante la lactancia.

Es altamente recomendable hidratar bien la zona con lociones o cremas específicas (antiestrías) al menos dos veces al día. Así evitaremos que la piel sufra y aparezcan las antiestéticas estrías.

Otra de las recomendaciones es adaptar los sujetadores conforme al nuevo tamaño de los pechos. Deberán ser sujetadores cómodos, de tiras anchas y que recojan bien todo el pecho. Seguramente no podrá ser ropa interior tan sexy como la utilizamos de normal, pero en este caso es mucho más importante la comodidad y su funcionalidad.

Los tejidos naturales como el algodón son los más recomendables. De deben evitar las puntillas y las costuras porque pueden rozar el pecho provocando dolor y malestar. Según avance el embarazo es probable que hasta los aros del sujetador molesten, por lo que muchas mujeres acaban quitándolos de sus prendas íntimas.

Tras el parto, existen sujetadores adaptados para la lactancia en los que la copa es puede retirar para dar el pecho.

suje

Deja un comentario