Aprendiendo a multiplicar con creatividad

El domingo fui a la casa de mi tía en las afueras de la ciudad. Mi sobrino tiene problemas en el colegio, sobretodo en matemáticas y con frecuencia me piden que le ayude en las tareas escolares, está vez con las multiplicaciones, con la que estaba empezando.

Sebastián, de ocho años, ya estaba harto de que lo tuviesen sentado en el escritorio con una hoja durante más de una hora, obviamente lo progresos eran nulos. Lo primero que hice fue irme con el chico al jardín (por estar fuera de la ciudad es bastante grande y los chicos tienen una pequeña cancha de fútbol). Tomamos el balón y estuvimos 15 minutos jugando y practicando tiros al arco, con narración deportiva incluida.

Luego de esos 15 minutos le indique a Seba que para salir campeón a su equipo sólo le quedaban tres partidos y que su entrenador esperaba que metiera dos goles cada partido. Obviamente le dije que tenía absoluta confianza en que lo podía hacer. Le pregunte ¿Cuántos goles tienes que meter en total en los 3 partidos? En segundos me dijo que seis. Seba multiplico y rápidamente.

Para aumentar la confianza probé con otra multiplicación. Le dije que estaban en la final y eran dos partidos para definir a penales. El arquero de su equipo tenía que atajar por lo menos 3 penales en cada partido. ¿Cuántos tiene que atajar en total? Seis me dijo Seba.

Felicitaciones Sebastián, acabas de demostrarme que sabes multiplicar. Hiciste 2 X 3= 6 y 3 X 2= 6. Luego de jugar volvimos a la casa y resolvió la hoja de multiplicaciones que le habían dejado de tarea, ahora que estaba seguro que sí sabía como hacerlo.

Deja un comentario