Aprendiendo a esperar turnos

Para los chicos más pequeños el único tiempo que existe es el ahora y el decirles que podrán hacer algo en uno o cinco minutos es equivalente a hablarles de una espera infinita. Peor es cuando deben aprender a esperar turnos al jugar con otros o junto a sus hermanos.

toddlers-on-playground-slide-thumb1847222Todo parte por enseñarles a compartir. Es difícil que un niño de uno o dos años entienda que las necesidades de los demás también son importantes, pero una vez que son capaces de jugar e interactuar con los pares, el ayudarles a desarrollar el don de la paciencia y solidaridad les será sumamente útil una vez que llegan al jardín de infancia.

Lo ideal es utilizar ejemplos; Podrás subir al columpio una vez que el otro pequeño y su mamá se bajen, o una vez que tu hermano llegué hasta donde estamos con el triciclo, será tu turno de jugar con el.

Al principio seguro que obtendremos algunas rabietas o por lo menos enojos o frustraciones. Los pequeños no son capaces de entender el concepto del tiempo, pero pueden ir observando como lo que les decimos ocurre con acciones puntuales.

Así poco a poco entenderán que si podrán satisfacer su necesidad si es que respetan las de los otros. Cuando vayan creciendo podemos ir incorporando la idea de los minutos, horas y días poco a poco, lo que no sólo les servirá para aprender, sino que para desarrollar su vida social de mejor manera, integrándose a juego junto con el resto de los pequeños, sin que el esperar turnos sea fuente de conflictos.

Imagen: Dreamstime

Deja un comentario