Anorexia y embarazo

Una persona que sufre de anorexia lucha por tener un peso menor al mínimo saludable, no quiere y siente miedo de subir de peso, por lo que inicialmente comerá alimentos de bajas calorías llegando a dejar de comer y realizar ejercicios excesivos con la finalidad de quemar esas pocas calorías que ingieren.

www.blogys.net

La anorexia es un problema para cualquier persona, pero mucho más critico cuando se trata de una mujer embarazada porque el bebé se alimenta de la placenta, y la placenta de la madre; el bebé tendrá suficiente alimento mientras la placenta tenga de dónde sacar los nutrientes necesarios, es decir desnutriendo a la madre. Casos extremos, en que la placenta no tenga ya de dónde sacar nutrientes, causarán hasta la muerte de la madre y/o el bebé

Si una mujer sufre de anorexia, difícilmente podrá quedarse embarazada. En caso de que haya sufrido de anorexia anteriormente deberá preparar su cuerpo tomando suplementos alimenticios y nutricionales antes de la concepción.

La anorexia puede resurgir durante los primeros meses de embarazo siendo los principales detonantes alguna situación de cambio en su vida, como puede ser el mismo embarazo, sufrir de un abandono o pérdida, entre otras. Adicionalmente durante los primeros meses de embarazo se tiene predisposición al vómito por las náuseas matutinas, también el embarazo significa para muchas mujeres engordar y digamos que podría tener una recaída.

Las consecuencias de sufrir anorexia durante el embarazo son la desnutrición de la madre, tener un bebé con bajo peso al nacer, causar la muerte del bebé e inclusive de la madre. Posteriormente al parto, la madre puede no querer atender a su bebé, como hacer lo contrario, una preocupación extrema por el bebé.

Deja un comentario