Animación Sociocultural

La animación sociocultural es el conjunto de prácticas cuyo fin es estimular la iniciativa y la participación en el proceso de su propio desarrollo y en la dinámica global de la vida sociopolítica en que están integradas.

La animación sociocultural tiene tres dimensiones, las cuales, según Víctor Ventosa Pérez, se desarrollan del siguiente modo:

Dimensión cultural. Basada en la creatividad, el arte, la expresión y el ocio. Son ejemplos las Casas Culturales, Escuelas Especializadas y Centros Polivalentes.

- Dimensión social. Basada en la participación, la transformación, el dinamismo, el cambio, la movilización social, la integración…centrada en el grupo y en la comunidad.

Dimensión educativa. Busca el desarrollo personal, la transformación de actitudes, el sentido crítico, la responsabilidad, la concienciación, la motivación, etc.

Son funciones de la animación sociocultural, según Antonio Sánchez (1992):

-     Investigación social y cultural. Realizar un análisis de la realidad social y cultural, de las necesidades y de los recursos existentes, para poner en marcha planes, programas y proyectos efectivos.

-       Estudio de necesidades y situaciones. Éste forma parte del propio análisis de la realidad.

-    Motivación y dinamización. La animación sociocultural utiliza una metodología activa, cuyo objetivo es hacer partícipes a las diferentes personas que conforman los grupos y comunidades

-    Relaciones intragrupales.

-     Facilitar comunicación y participación.

-   Revelar y mediar conflictos. A través de técnicas grupales.

-  Coordinación de grupos.

Programar, organizar y evaluar.

-  Gestionar y administrar.

-  Potencia la expresión y la creatividad.

-  Facilita procesos educativos y formativos.

 

Existen muchas formas de animación sociocultural aunque la que nos referimos es en cuanto a niños, aunque la animación sociocultural puede trabajar en varios colectivos (adultos, mujeres, colectivos desfavorecidos, inmigrantes,…)

Deja un comentario