Anemia tras el parto

El parto es uno de los trabajos más duros por los que puede pasar una persona, en este caso una mujer. El cuerpo hace un esfuerzo muy grande, sobre todo en procesos muy largos y la pérdida de sangre suele ser abundante.

Por eso, durante el embarazo, el personal médico realiza diversos análisis y controla, sobre todo, el nivel de hierro a través de la hemoglobina. A casi todas las embarazadas se les receta complementos vitamínicos que contengan hierro para llegar con un buen nivel a la hora del parto.

Después de dar a luz, al día siguiente, a la mamá se le realizará otro análisis de sangre para ver cómo se ha quedado su organismo. Es bastante frecuente que las mujeres se queden débiles e incluso con anemia, así que se les volverá recetar hierro para recuperar.

En descanso y una buena alimentación es fundamental también para una pronta recuperación. Hay que tener en cuenta que a la anemia se le pueden sumar pocas horas de sueño, sobre todo al principio, y el desgaste que supone amamantar a un recién nacido.

www.elembarazo.net

Deja un comentario