Analgesia

A la hora de dar a luz debemos de expresar a los médicos y enfermeras si queremos "sentir" el parto o bien preferimos que nos den algo para mitigar el dolor. Los médicos han de acatar lo que nosotros digamos, siempre y cuando no pongamos en peligro la vida del bebé o la nuestra mismo.

Si no sabemos sobre el tema, los méditos nos informarán y asesorarán sobre qué es más conveniente en nuestro caso, a la vez que nos irán apoyando con la respiración para que este paso pase lo más rápidamente posible. Lo que sí debemos tener claro es que las técnicas analgésicas (de las que hablaremos a continuación) como las anestésicas durante el parto son beneficiosas y no perjudican ni a la madre ni al niño o niña (en condiciones normales).

Actualmente existen diferentes métodos para aliviar el dolor durante el parto, además de los naturales como son la respiración y la relajación.

En concreto, la analgesia, que es el tema central de este artículo, es la utilización de diversos tipos de analgésicos por vía parenteral (mediante una inyección o bien mediante el suero en vena).

Como analgésicos hay bastantes pero será médico el que remomiende el mejor y éstos permitirán a la madre estar conscientes y poder, a la vez, mitigar el dolor que pueden estar sintiendo.

El otro método se refiera a la anestesia que puede ser a nivel local (en una parte del cuerpo o anestesia general (donde la madre permanece dormida).

En la mayoría de los casos se suele dar preferencia a los fármacos o anestesias que mantienen la consciencia de la madre.

Deja un comentario