Alimentación en los primeros meses

La Asociación Española de Pediatría recomienda que se alimente a los bebés exclusivamente con leche materna durante al menos seis meses. La leche materna, o la de fórmula si no es posible dar el pecho, aporta todas las calorías y el valor nutritivo que tu bebé necesita y que su cuerpo puede absorber durante estos primeros meses. Su sistema digestivo se está desarrollando y por eso no es recomendable darle alimentos sólidos. Esperar hasta que el organismo de tu bebé esté preparado reduce notablemente el riesgo de alergias en el futuro.

Alrededor de los 4 meses, tu bebé comenzará a perder el "reflejo de extrusión" que le hace sacar instintivamente la lengua cuando se encuentra con cualquier alimento que no sea líquido. Esto significa que pronto podrá procesar alimentos semisólidos.

Una de las causas comunes del inicio de la obesidad infantil es interrumpir la lactancia demasiado pronto e introducir alimentos sólidos antes de los seis meses. Por eso, antes de introducir éstos a la dieta de tu bebé, consulta con tu pediatra qué es lo mejor para tu pequeño o pequeña y asegúrate de comprobar que muestra signos de estar ya preparado para incorporar sólidos a su dieta.

Recuerda que no es recomendable dejar a tu bebé en la cuna con un biberón. Eso podría estropearle los dientes cuando le empiecen a salir. Además a esta edad los niños no controlan sus movimientos y podría hacerse daño con el biberón.

Deja un comentario