Alimentación durante el embarazo

Durante la gestación, una alimentación adecuada es imprescindible tanto para el bebé como para la futura mamá.

En un primer momento, hay ciertos alimentos que estarán prohibidos. Se trata del embutido, patés y otros alimentos que se comen crudos. La Toxoplasmosis es la culpable de estas restricciones.

Se trata de una enfermedad infecciosa humana y de otros animales, ocasionada por un parásito, el Toxoplasma gondii. En situaciones normales la enfermedad es inofensiva, pero en mujeres embarazadas puede causar infecciones leves y asintomáticas, así como infecciones mortales que afectan mayormente al feto, recién nacidos, ancianos y personas vulnerables por su condición de inmunosupresión.

Por eso, a nos ser que los análisis de sangre digan que la mujer ya la ha pasado antes, y que por lo tanto es inmune, habrá que tener mucho cuidado con este tipo de alimentos.

Todas las frutas habrá que lavarlas bien antes de consumirlas y, además, conviene pelarlas. Las verduras, si se van a consumir crudas habrá que tenerlas durante un tiempo a remojo en vinagre o lavarlas con los productos adecuados. El tomate, además de lavarlo habrá que pelarlo. Si se tiene alguna duda se debe acudir a la matrona para que ella os aconseje.

En el caso de los embutidos un truco que muchas matronas recomiendan es congelarlo antes comerlo para eliminar cualquier bacteria que pueda contener.

Así, las futuras mamás podrán calmar un antojo de vez en cuando.

Deja un comentario