Alergias primaverales en los niños

La primavera suele ser sinónimo de flores, romanticismo y felicidad para la mayoría de las personas luego de enfrentar un crudo invierno. Pero para varios niños y adultos marca el comienzo de meses llenos de estornudos, ojos llorosos y una serie de malestares causados por las famosas alergias primaverales.

alergias1gra

Imagen: Chile.com

El principal culpable de los malestares alérgicos de la estación es el polen, aunque también se cuenta entre los “villanos” al polvo que sueltan varios árboles al florecer e incluso el pasto. Si bien se cree que se trata de un mal de adultos, los niños son los principales afectados.

La predisposición a sufrir de alergias primaverales puede ser genética. Aproximadamente un 70% de los pequeños las heredan de sus padres, por lo que realizar un examen donde se mide la respuesta física de los niños a una serie de alérgenos comunes podrá ayudar a prevenir problemas antes de que estos empiecen.

Si nuestro niño es alérgico al polen, podemos instalar en casa un filtro que evita que sus partículas ingresen al hogar y mantener las ventanas cerradas durante el día, ventilando la casa temprano a la mañana o al llegar la noche. Muchas ciudades disponen de un índice diario de concentración de polen que se puede consultar para así evitar exponer a los chicos durante los periodos más críticos.

Los médicos pueden recetar jarabes o inhaladores bucales o nasales para ayudar a lidiar con los síntomas que dicha desagradable condición provoca, ayudando que la primavera deje ser una época de sufrimiento, para transformarse en momentos de diversión y juego al aire libre.

Deja un comentario