Al cole por primera vez

La incorporación del niño de 3 años a la vida escolar debe ser una experiencia positiva, que le haga sentir que se hace “mayor” de forma divertida y con la ilusión de saber que en el colegio siempre hay alguien para jugar.

Los primeros días de clase son generalmente duros para los niños, pero con un apoyo adecuado, por parte de padres, madres y profesorado, las jornadas eternas se convertirán pronto en una diversión continua y las inseguridades, los nervios y los llantos desaparecerán sin darnos cuenta. Llegará el momento en que el niño o niña no querrá abandonar el cole.

Son de gran utilidad los contactos previos familia-colegio. Sabiendo cómo se desarrollará la jornada, cómo son las clases y el nombre de su profesora, le podremos transmitir más fácilmente al niño cómo va a ser su estancia en la escuela.

También es muy útil ir un ratito al centro antes de su primer día, mientras los niños de su edad están en el jardín, para que el niño se vaya familiarizando con el entorno.
Es importante asistir a las reuniones que convoque el centro (de adaptación, de presentación del equipo, de funcionamiento de la escuela…) e informar sobre todos los datos clave que faciliten al profesorado el conocimiento rápido y profundo del niño, de manera que él se sienta como en casa.

Podría comenzar con un horario reducido, si el centro lo permite, e ir ampliándolo de manera escalonada, en función de las necesidades de adaptación, no dejarlo a comer durante las primeras semanas, etc.

Deja un comentario