Ahorro nutritivo y natural

Preparar tú misma la comida de tu bebé es fácil, eficaz y económico. En vez de gastar dinero en comida para bebé envasada, puedes utilizar frutas y verduras frescas, legumbres, cereales y carnes que tengas en casa o que compres. Y lo mejor de todo es que sabrás exactamente qué le estás dando de comer a tu bebé.

Como beneficio adicional, si le preparar sus alimentos tú misma ayudarás a que tu bebé se acostumbre a comer igual que el resto de la familia, una táctica que te ayudará cuando tenga dos o tres años, edad en la que por lo general los niños son más quisquillosos en cuanto a la comida.

Elige las frutas y verduras más frescas (muchos padres de familia optan por los alimentos orgánicos cuando es posible) y trata de usar lo que compras en uno o dos días. Cuando no hay frutas o verduras frescas disponibles, comprarlas congeladas es una buena opción.
Buenas frutas para empezar son las manzanas, albaricoques, plátanos, melocotones, peras, ciruelas y ciruelas pasas. Si las mezclas con un poco de zumo de naranja, la merienda será completa y les ayudará en caso de estreñimiento.

Las verduras que puedes probar incluyen, zanahorias, guisantes, patatas, puerro, calabacines…A las verduras se les irá añadiendo pequeñas cantidades de carne: pollo, ternera, pavo…Y a partir de los 8-9 meses, pescado blanco.

Imagen: http://www.juventudrebelde.cu

Deja un comentario