Ahorro energía: Medidas eficientes para el hogar

Ahorro energía y rebajo la factura a fin de mes son sinónimos. El hogar es uno de los espacios donde la eficiencia y el ahorro energético están en nuestras manos, adaptando una serie de sencillas y prácticas medidas que, nos permitirán, consumir menos electricidad o agua. Bajo el lema de ahorro energía vamos a elaborar una lista con las medidas que podemos poner en práctica en nuestro hogar. De entrada, para empezar ahorrar en la factura de la luz la mejor opción es sustituir las bombillas convencionales por unas de bajo consumo (tecnología LED), bombillas que no solo mejoran la calidad de la iluminación, sino que duran mucho más. Aunque en principio puedan parecer más caras, la inversión se amortiza en la factura, con un ahorro superior al 50%.

Una de las principales vías de escape de la energía –al poner la calefacción en invierno o el aire acondicionada en verano- son las ventanas mal aisladas. Conviene sustituirlas por ventanas con protección térmica (ventanas de PVC, por ejemplo).
Si hay un espacio de la casa que consume electricidad ése es la cocina, donde se ubican los electrodomésticos. No solo el tipo de electrodoméstico, también el uso que hagamos de él influye en un mayor o menor gasto eléctrico. A la hora de adquirir o renovar alguno de los electrodomésticos, es aconsejable optar por los de bajo consumo.
Respecto al uso, poner la lavadora o el lavavajillas a media carga son dos medidas poco eficientes, al igual que lavar la ropa a temperaturas demasiado altas. Reducir la temperatura del lavado a máquina también supone un ahorro energético. En casa, la plancha está entre los electrodomésticos que más consumen (unos 1.200 watios a la hora, similar a una radio encendida durante más de 80 horas). Para ahorrar en planchado, cambia a un centrifugado a menor velocidad al lavar la ropa en la lavadora (se arruga menos), y antes de tender las prendas, estíralas y tiéndelas muy extendidas.

El tipo de placa de cocina también supone diferencias, siendo más aconsejable optar por las placas de inducción en lugar de las vitrocerámicas. Otra medida de ahorro es utilizar la olla a presión para cocinar, ya que el tiempo de cocción es mucho menor, así como apagar siempre la televisión, no dejar enchufado el cargador del móvil o el cable del ordenador portátil. Aunque pensemos lo contrario dejar los aparatos eléctricos en stand by no significa que no estén consumiendo energía, sino todo lo contrario.

Ahorro energía, pago menos y cuido el medio ambiente. Todo en uno. Y en nuestro hogar podemos acometer o poner en práctica algunas medidas más para ahorrar no solo en la factura de la luz, también del agua. El agua es uno de los recursos más importantes, motivo por el que no debemos derrocharlo. Por eso siempre que vigilar que los grifos estén bien cerrados y que no tengamos fugas. Uno de los hábitos más comunes, y que más derroche de agua genera, es lavarse los dientes con el grifo abierto. De igual manera, si en la cocina utilizamos lavavajillas o la pica llena en lugar de lavar los platos con el grifo abierto también estaremos contribuyendo a ahorrar un 60% de agua.

Deja un comentario