Agarrar objetos

Los bebés nacen con un reflejo de agarre o sujeción: si le tocas la palma de la mano a tu recién nacido con un dedo enrollará sus deditos alrededor del tuyo. Pero estos movimientos son instintivos e involuntarios durante las primeras ocho semanas. Durante este tiempo, las manos del bebé están habitualmente cerradas en un puño, aunque pronto empezará a abrirlas y cerrarlas a propósito y a examinarlas. Quizás incluso trate de coger también cosas suaves, como un animal de peluche.

A los 3 meses, el bebé todavía no es capaz de coger todo lo que quiere, pero sí puede dar manotazos a los juguetes. También desarrolla la coordinación mano-ojo, se fija en cosas que quiere sujetar y trata de alcanzarlas.

A los 4 meses ya es capaz de coger objetos grandes y ligeros, como bloques de construcción, por ejemplo, pero no cosas más pequeñas, como guisantes. Poco antes de que le salga su primer diente (normalmente entre los 3 y 12 meses), el bebé empezará a coger cosas para metérselas en la boca.
Entre los 9 meses y el año, ya puede coger objetos sin demasiado esfuerzo. Comienza a nacer también su preferencia por la mano derecha o por la izquierda, aunque no sabrás con seguridad si es diestro o zurdo hasta los 2 ó 3 años de edad. También es la época en que perfeccionará su agarre de pinza, que le permite asir objetos pequeños con sus dedos pulgar e índice. Al tener mayor coordinación, pronto será capaz de usar bastante bien la cuchara y el tenedor en las comidas (aunque quizás prefiera sujetar el utensilio con una mano y comer con los dedos).

Deja un comentario