AFRONTAR LOS PROBLEMAS DE INFERTILIDAD

 

     La decisión de ser padres es una de las más importantes que se toman en la vida. Esto implica mucha responsabilidad, pero cuando te dan la noticias que vas a tener un hijo, después de haber pasado por un proceso de FIV, la felicidad es tal, que te olvidas de los malos momentos por los que has pasado.

     Después de unos años conviviendo, normalmente se decide tener un hijo. Pasado un tiempo prudencial intentando quedarse embarazada, para poder saber si hay algún problema de fertilidad, lo mejor es acudir a un especialista, para que se realicen las pruebas, tanto el hombre como la mujer. Estos exámenes te los hacen en la seguridad social, por lo que son totalmente gratuitos.

     Cuando ya se han realizado todas las pruebas oportunas por los especialistas, diagnostican cual es el proceso médico mas favorable para poder quedarse embarazada. Los que más se utilizan son la INSEMINACIÓN ARTIFICIAL, la FIV o el ICSI.

     Si el proceso y el tratamiento se va ha realizar por la seguridad social, hay que tener mucha paciencia, ya que las listas de espera son muy largas, aproximadamente un año. Normalmente, las parejas si no llevan mucho tiempo intentando tener un hijo, lo mejor es optar por la Seguridad Social, ya que aunque hay que esperar, hay grandes profesionales de la materia y no tienen nada que envidiar a las clínicas privadas.

     Hoy en día el poder permitirse optar por una clínica privada para someterse a un proceso de fertilidad, es todo un lujo. Aunque también hay que tener en cuenta que muchas parejas lo intentan por las dos vías, ya que la espera se les hace muy angustiosa.

Deja un comentario