Adolescentes y automóviles

Si hay algo que desean nuestros hijos adolescentes es conducir. Todos quieren manejar su propio auto, ser independientes, desplazarse y no tener que depender de nosotras para reunirse con sus amigos y hacer sus actividades cotidianas.

Pero es muy importante que ya sea para ir a la escuela diariamente o al conducir con alquiler de coche Ibiza, nuestros hijos estén al tanto de los enormes riesgos que implica conducir un automóvil.

Un accidente de tráfico es algo que ningún joven puede pasar. Pongamos por ejemplo el caso (verídico, sucedió en un pequeño poblado a las afueras de Madrid hace poco más de dos años), de dos chicas (primas) que escapan de casa en la noche para pasar un rato con el novio de una de ellas y otros amigos. Beben un poco, el novio se ofrece a llevarlas a casa a eso de la una de la mañana para que puedan ir al baño y descansar. Al momento de girar en la entrada al poblado, otro coche, conducido con una persona que bebió mucho más que ellos, los impacta de frente. El novio y una de las chicas sólo sufren heridas menores. La prima, que no usaba el cinturón de seguridad ("vamos muy cerca, no hace falta"), sale disparada por el parabrisas, impacta con su cuello en una piedra y muere de forma instantánea.

El problema no es sólo para esta chica, quien perdió su vida de forma completamente inútil sólo a los 17 años, sino para su prima y su novio. Claro, ellos sobrevivieron, pero la propia culpa del sobreviviente es a veces una carga demasiado dura para cargar. Más de un año después, ambos siguen asistiendo a terapia psicológica y han visto afectados otros muchos aspectos de su vida.

Por ello es fundamental hablar mucho con nuestros hijos de la responsabilidad que implica conducir, de todos los riesgos que enfrentan, y del valor de hacerlo de forma responsable y segura.

Deja un comentario