Adolescencia y personalidad

Es normal que los y las adolescentes cuestionen a los adultos que los rodean en el proceso de construir su propia personalidad. Lo preocupante es que muchos de los jóvenes actuales manifiestan, además de un rechazo al modelo que sus padres y madres representan, dificultades para construir su propio futuro derivadas de su menor disposición a hacer esfuerzos y a asumir responsabilidades.

En la adolescencia se producen importantes cambios en la capacidad de ver el mundo, imaginando otras posibilidades adem√°s de las que existen, y juzg√°ndolas de forma que a veces parece excesivamente radical. Estos cambios llevan al adolescente a reconocer las frecuentes contradicciones que suelen existir en la vida de los adultos, descubriendo las inconsistencias de algunos de los argumentos o de las exageraciones en las que caen, especialmente cuando intentan corregirle.

Este incremento en la capacidad crítica del adolescente puede resultar de gran relevancia para resolver adecuadamente la tarea fundamental de esta etapa de la vida: construir la propia identidad elaborando un proyecto vital en función del cual tomen decisiones que van a ejercer una gran influencia en su futuro. Para favorecer que esta tarea se resuelva adecuadamente, conviene tener en cuenta que debe cumplir dos requisitos básicos.

Por un lado, ser el resultado del proceso de b√ļsqueda personal activa, y no una mera copia o negaci√≥n de una identidad determinada, como la de su madre o su padre.
Por otro, permitir llegar a un nivel suficiente de coherencia y diferenciación.

Deja un comentario