Acogimiento de verano

Hay parejas que, aún teniendo sus propios hijos, son capaces de adoptar. Pero en este caso no nos vamos a referir a ese tipo de parejas sino a aquellas que, durante el verano, acogen a varios niños que vienen a España para pasar las vacaciones y los padres y madres de otros niños les ceden una parte de su vida para que la compartan, aunque sea sólo por un mes.

De este modo, los niños se divierten estando en un ambiente que no es el suyo con una familia que les da un cariño y que, la mayoría de las veces, vuelven a repetir año tras año. Se ha dado el caso incluso de niños que, de estar todos los veranos viniendo, han acabado siendo adoptados por estos padres de acogida.

Los niños que suelen enviarse suelen ser de varias edades. Lo más normal es que no se separen los hermanos por lo que pueden venir un niño pequeño y otro más mayor. Bebés no suelen venir, o al menos nunca los he visto.

Esta forma de acogida no está muy explotada y no hay muchos que sepan de su existencia, pero sí es una forma de tomar conciencia de que hay niños que no tienen todo lo que los nuestros tienen en sus casas y que tienen que trabajar desde pequeños para lograr comer algo al final del día.

Deja un comentario