Acné juvenil

Pasar por la adolescencia con la cara llena de espinillas y granos es una pesadilla para muchos y muchas jóvenes. Es una etapa en la que la apariencia física es muy importante. Afortunadamente, el acné se puede controlar o incluso eliminar.

Se trata de una enfermedad de la piel caracterizada por una inflamación crónica de las glándulas sebáceas, especialmente en la cara y en la espalda. Esos antiestéticos granos que salen en el momento más inadecuado son una de las peores pesadillas de los y las adolescentes. Las espinillas también salen por una acumulación de grasa en la piel, sin embargo, a diferencia de los granos no vienen acompañadas de una inflamación.

El acné generalmente comienza a desaparecer una vez que el impacto de las hormonas pierde fuerza, pero antes de que esto ocurra se pueden llevar a cabo varias acciones contra los granos.

En primer lugar, es muy importante llevar una higiene exhaustiva de la cara, con agua y jabón principalmente o algún gel limpiador que ayude a eliminar las células muertas.
También existen tratamientos especiales, como aquellos que contienen ácido glocólico, peróxido de benzoil o ácido salicílico.

Otro aspecto muy importante es la dieta. Una alimentación sana exenta en lo posible de grasas ayudará a mejorar la piel.

Otra regla básica es no tocar los granos. Es muy tentador exprimir los granos pero sólo agravará el problema extendiendo la infección por la cara.

Deja un comentario