Aburrimiento y ocio para niños: más importante de lo que creemos

 

En la actualidad hay muchos pedagogos y especialistas de la niñez que hablan positivamente de una actividad para niños que por décadas ha sido olvidada: el aburrimiento. ¿Suena extraño? Quizá porque en los años anteriores hemos pasado por una sobre saturación de ideas, actividades, cursos, juegos, dispositivos electrónicos, programas televisivos especiales, software… tantas cosas “para los niños” y quizá con ello, lo único que logramos es llenar hasta el más mínimo minuto en la vida de nuestros pequeños, sin dejar espacio para la creatividad.

En realidad, los pequeños necesitan contar con juguetes, objetos, libros y todo tipo de elementos adecuados para que puedan inventar sus propios juegos, pero no llenos de instructivos, luces y colores. Al contrario, el niño precisa casi de la misma forma que tener juegos y juguetes adecuados a su edad, tiempos en blanco, espacios de su vida en los que literalmente se aburra. Esos momentos le permitirán en primera instancia reposar su mente, descansar, reflexionar; y en segundo término, imaginar estrategias creativas para poder divertirse. Crear juegos, inventar espacios de recreación, re-utilizar sus juguetes y sus objetos favoritos en nuevas y diferentes configuraciones.

Si llenamos hasta el más mínimo segundo de las vidas de nuestros niños con actividades pre-diseñadas, ese espacio de imaginación y creatividad, desaparece.

Ciertos estudios recientes muestran que mientras el cuerpo humano no realiza actividad alguna, el cerebro se pone en modo "automático" y entonces, clasifica las informaciones que contiene. Esta etapa es indispensable para que tengamos un orden mental de las cosas que importan y las que no en nuestra vida diaria. De esta forma, podemos entender mejor nuestro ambiente y lidiar con las situaciones complejas que puedan presentarse y los problemas que nos corresponda enfrentar.

No es necesario que sean tiempos muy largos, el simple hecho de no saturar con actividades y juguetes que se "jueguen" prácticamente solos a los niños les permitirá contar con minutos de ocio que activarán otras formas de pensar, organizar sus ideas e inventar nuevos juegos que será en definitiva muy positivo para ellos.

En esta estrategia de dejar periodos de “aburrimiento” o de ocio para los pequeños, es fundamental limitar el tiempo ante las pantallas de tabletas electrónicas, ordenadores y el televisor, así como organizar el espacio de tal forma que los juegos y juguetes adecuados para su edad se encuentren a su alcance y que tenga áreas libres de elementos distractores. Cada cosa en su sitio y un lugar para cada cosa, menos actividades planeadas y un tiempo para el aburrimiento serán un elemento claramente positivo en el día a día de nuestros pequeños.

Deja un comentario