A JUGAR !!

Es difícil pensar en un adulto jugando. Si hablamos de juego, imaginamos a un niño moviéndose al ritmo de una música, saltando, corriendo, cantando, lanzando una pelota, en definitiva, moviendo su cuerpo. También puede estar inmerso en un juego de fantasías con sus juguetes. Pero imaginarnos un adulto en esta situación es poco frecuente.
En el largo camino de la educación llega un momento en que la palabra anula la posibilidad de seguir experimentando el juego como una parte de nuestra vida. Parece que los adultos hemos perdido la capacidad de jugar, la capacidad de "vivenciar", más allá de pensar, dejando de lado un medio de expresión sumamente rico y eficaz.
Desde que es muy pequeño, debemos estimular a nuestro hijo a jugar. La razón más valiosa es simplemente que el juego es el medio por el cual podemos conocer su alma, sus miedos sus anhelos, su pensar. A diferencia del mundo de los adultos que se rige por la palabra y a través de ella expresa sus deseos y necesidades.
Frente a un niño, nos sentamos y jugamos. Frente a un adulto, nos sentamos y dialogamos. Pero si bien lo que se expresa en el juego del niño es una camino para poder llegar a comprender cómo vivencia el mundo ese niño particular y qué dificultades muestra, el juego en sí mismo, es un camino de expresión y comprensión que se aplica a cualquier ser humano, más allá de la edad, de la educación, del aprendizaje o de las dificultades que padezca.

Deja un comentario