A experimentar con ciencia en casa III

¿Porqué los barcos flotan?

Las preguntas de los niños no tienen fin y con éste pequeño experimento podrán aprender por si solos la respuesta acerca de qué hace flotar los objetos.

Necesitamos:

  • Un poco de plastilina (preferir aquella marcada como no tóxica)
  • Una fuente con agua de tamaño mediano

Primero que nada separemos la plastilina en dos mitades. Con la primera se debe moldear una pelota y con la segunda un objeto cuya parte inferior sea larga y plastilinaplana. Ahora viene la diversión.

Primero pongamos la bola de plastilina en el agua, viendo como se hunde hasta el fondo. Luego repetimos el proceso con el objeto de parte inferior plana y alargada, el cual se mantendrá a flote.

Con éste experimento podremos explicar a los chicos que lo que hace flotar a los barcos no es su material, sino que la forma de ellos. Lo plano hace que se desplace más agua al moverse, lo que contribuye a que se mantenga a flote, mientras que un objeto redondo no permite la circulación del agua, lo que hace que se hunda.

¿Cómo funciona el sentido del gusto?

Para los niños, el sentido del gusto es quizá uno de los más importantes e interesantes, ya que es el que les permite disfrutar de galletas, chocolates, papas fritas y sus comidas preferidas. Pero la lengua es órgano complejo y para su funcionamiento está dividido en varias partes. Ahora vamos a aprender cómo.

Necesitamos:

  • Una hoja de papel
  • Una servilleta
  • Sal
  • Azúcar
  • Un poco de café molido
  • Vinagre
  • Un gotero
  • Agua
  • Cuatro pequeños recipientes

Lo primero es dibujar la forma de la lengua en el papel. Ojala el dibujo sea de tamaño grande. Luego agregamos colocamos cada uno de los ingredientes en un recipiente por separado, agregando un poco de agua para que se disuelva.

Tomamos una pequeña cantidad de la solución creada en el gotero, poniendo cuidadosamente una gota en diferentes zonas de la lengua. Identificando la parte donde el sabor se sintió más fuerte, el niño debe hacer una marca en la zona correspondiente del dibujo. Repetir los pasos con los otros tres sabores y sabremos como la lengua crea zonas especializadas para permitirnos sentir al máximo cada ingredientes de nuestros alimentos preferidos y también aquellos que no nos agradan tanto.

Imagen: Web del Profesor

Deja un comentario