¿Podemos elegir el sexo?

Cuando quedamos embarazadas por primera vez, a la mayoría de nosotras no nos importa mucho el sexo de nuestro bebé sino que venga bien. Pero cuando ya se tienen varios hijos, si todos son varones, se ansía una pequeña niña y al contrario si tenemos sólo niñas.

El método más fiable para poder elegir el sexo es mediante la selección del mismo en un laboratorio médico, algo que, en nuestro país, sólo se permite cuando el bebé puede heredar una enfermedad que tenga relación con su sexo, nunca por otro motivo.
 
Sin embargo, hay dos métodos que se utilizan y, aunque no son muy fiables y no nos dan un elevado porcentaje de éxito, siempre podremos probarlos.
 
El primero de los métodos tiene que ver con la alimentación. Se dice que, si se quiere un hijo, la mejor forma es comiendo carne roja y productos ricos en sal mientras que si lo que ansiamos es una niña, será el pescado y los dulces los alimentos que pueden ayudarnos a conseguirlo.
 
Aún así, como se ha dicho anteriormente, no es un método fiable y hay que tener cuidado porque podemos desestabilizar la dieta que llevemos.
 
El otro método se refiere a mantener relaciones sexuales en determinados días. Por ejemplo, si se quiere un hijo, debemos practicar el sexo durante la ovulación del periodo mientras que si es una hija la que estamos buscando entonces deberemos practicar las relaciones sexuales dos días antes de la ovulación.
 
El motivo de esto tiene que ver con el peso de los espermatozoides con cromosoma Y frente a los del cromosoma X. Los médicos otorgan a este método un 60% de éxito.
 
Así que, si buscáis un hijo de un determinado sexo siempre podréis probar estos métodos.
 

 

Deja un comentario