¡Auxilio! ¡Mis hijos no comen!!!

Uno de los principales problemas que tenemos los padres con nuestros retoños es lograr que se alimenten de una manera adecuada, desde que son muy pequeños.

Lograr esto será más fácil si desde que nacen nos proponemos vivir de una manera saludable como familia.  No hay maestro más poderoso que el ejemplo.

Si no lo habías hecho antes, nunca es tarde para enmendar el camino y lograr que consuman alimentos nutritivos en cantidades adecuadas.

Sigue estas sencillas reglas, para no convertir cada comida en una pataleta.  Tú y tus hijos serán más felices y saludables.

1)      Evita los “alimentos” chatarra y golosinas en tu casa.  "Ojos que no ven, corazón que no siente", dicen por ahí, y por cierto que, si tus hijos no ven que estos están a su alcance en la casa, no se estarán atiborrando de comida no nutritiva, para que a la hora de las comidas puedan alimentarse de manera apropiada.

2)      Ofréceles tentempiés saludables, y déjaselos a mano:  No es necesario que estés todo el día en la cocina para hacer esto, ya que puedes dejar trocitos de queso, yogurt, palitos de zanahoria, uvas, manzanas, fresas o cualquier fruta de tu país y de la temporada en el refrigerador para que cuando apetezcan un bocadito, las consuman.  Recuerda que también esto les hará consumir montones de vitaminas.

3)      A la hora de las comidas procura ofrecer alimentos sencillos, preparados a tu gusto y de los niños.  Muchos niños están acostumbrados a ciertos alimentos, y cuando ven algo distinto en la mesa, posiblemente su respuesta no sea positiva.  Si nunca les has servido hongos shiitake, o camarones, o chile o cualquier otra comida que para ellos sea exótica, de acuerdo, tienen que probarlas para ver si les gusta o no.  Pero no hagas estos experimentos a diario.

4)      Respeta los gustos individuales de cada niño.  ¿Recuerdas lo que sentías en tu casa, de niña, cuando te servían hígado (o lengua, o tiras de panza, o lo que sea)?  Si tu hij@ tiene aversión por algún alimento, tienes dos caminos.  Lo obligas a comerlo y peleas con el, o mejor sirves otra cosa.  Pero recuerda que los niños con carácter difícilmente harán algo contra su voluntad.

5)      Procura acompañarlos a la mesa durante las comidas.  Que las horas de las comidas se hagan en el comedor, sentados de preferencia con los adultos, es  mucho mejor que comer frente a la televisión

Deja un comentario