Aplicación de la vacuna antigripal en embarazadas

 

Ya estamos en otoño y está por comenzar la campaña de vacunación antigripal para protegerse contra los virus que se esperan para el otoño e invierno próximo. ¿Puede una mujer embarazada recibirla?

Si ya ha pasado el primer trimestre del embarazo, la vacuna puede aplicada a las mujeres en estado de gestación, sobretodo si su fecha de parto puede coincidir con la época de mayor concentración de gripes. Ésta no sólo protegerá a la madre, sino que también al bebé durante sus primeros meses de vida y se ha probado que no constituye ningún daño para ninguno de los dos.

Contra el estrés prenatal

Aunque el embarazo no está asociado a un mayor riesgo de sufrir trastornos por ansiedad o depresión, muchas mujeres lo viven como un periodo estresante que, de no solucionarse, puede acarrear ciertos problemas de desarrollo y comportamiento en el niño o niña.

Recientemente, un estudio sugiere que utilizar música tranquila como herramienta para ayudar a la relajación, que apacigüe el estrés y la tensión y, a su vez, que libre del insomnio, ayudaría a las mujeres embarazadas a calmar el estrés prenatal y a aliviar los efectos que éste provoca a los recién nacidos.

El embarazo es un periodo vital muy importante que muchas mujeres viven con un alto índice de estrés y, por este motivo, cualquier intervención que mejore los síntomas es bienvenida. Insisten, además que escuchar música sería una de las formas más simples, autogestionadas y económicas de manejar el estrés prenatal. Tan fácil como recostarse y escuchar música relajante.

Cada mujer puede escuchar las canciones que más le relajen, aunque entre la preferida está la música clásica. Autores como Mozart o Vivaldi triunfan entre las embarazadas. Si no es tu caso y las piezas clásicas no te motivan, prueba a realizar una selección de grupos o artistas que te gusten y elige sus canciones más lentas.

www.embarazo10.com

¿Qué es el puerperio?

Una vez que nace el bebé, el cuerpo debe volver a la normalidad ajustándose de nuevo a la fisiología hormonal y funcional del organismo fuera de la gestación. Éste periodo, que varía en duración, lleva el nombre de puerperio.

El Puerperio Durante el puerperio, el cuerpo realiza cambios para devolver a los órganos y funciones corporales a su estado normal. Se inicia con la contracción útero a su tamaño original, algo que puede ser doloroso en algunas mujeres, ya que además se cierra y esconde el cuello uterino, realizando diferentes contracciones musculares, las que llevan el nombre de entuerto. En caso de ser necesario, se pueden consumir analgésicos aprobados para la lactancia.

Muchas mujeres experimentan pequeños sangramientos durante el puerperio, los que se asimilan a un periodo menstrual. No hay que asustarse, ya que se trata de algo normal causado por las secreciones que se producen al reconstruir el endometrio y por los procesos de cicatrización. Con el nombre de Loquios, no producen ningún tipo de olor, si es que lo tienen debes consultar al obstetra.

Los senos también experimentan cambios como forma de facilitar la lactancia. Crecerán en tamaño y se sentirán más llenos por una mayor concentración sanguínea en la zona, algo que un principio puede causar un poco de dólar e incluso fiebres pasajeras.

Nuestras abuelas le decían cuarentena, ya que correspondía a los 40 días después del parto donde se pueden mantener relaciones sexuales. Ahora sabemos que el puerperio puede variar en su duración, ya que depende del tipo de nacimiento, si se tienen suturas y por supuesto las diferencias que existen entre un cuerpo y otro.

Imagen: Cositas Infantiles

Los dientes

Todos sabemos que los dientes es algo que molesta mucho a los niños y también a los papás porque es algo que no saben cómo aliviar al 100% ya que los mordedores o las gotas que nos recetan los pediatras no calman por completo el dolor y ver a tu hijo sufrir es algo que no le gusta a nadie.

Los dientes se forman a partir del cuarto mes de gestación, es decir, cuando estamos embarazadas ya están formándose los dientes, al menos internamente, pero no es hasta los 6 meses (aunque puede haber niños que empiecen antes o que lo hagan después) cuando comienzan a nacerle los dientes.

La fase de los dientes suele ser:

-         6-9 meses: Incisivos centrales inferiores.

-         8-11 meses: Incisivos centrales superiores.

-         9-12 meses: Incisivos laterales inferiores y superiores.

-         11-14 meses: Premolares inferiores y superiores.

-         7- 22 meses: Caninos inferiores y superiores.

-         24-30 meses: Molares inferiores y superiores.

 

La primera dentición de los pequeños es de sólo 20 dientes, los denominados dientes de leche, más pequeños, redondeados y lisos que los que tendrán ya cuando sean mayores. Sin embargo, no debemos descuidar la limpieza de los mismos ya que pueden surgir complicaciones con los dientes de leche como, por ejemplo, que cojan un virus y todos los dientes que le nazcan, los definitivos, lo hagan picados lo que conllevarán, no sólo un gasto para la familia, sino unos ratos de sufrimiento para los pequeños que podrán incluso aborrecer ir al dentista.

Los dientes es algo que no debemos olvidar nunca, debemos enseñarles a los pequeños cómo cepillarse y cómo tener cuidada la boca porque es una parte de nosotros muy importante, la usamos para hablar, para comer, para sonreír,…

Aprendiendo a compartir

 

amigosimaginario

Una de las cosas que más nos cuesta enseñar a los niños pequeños es el concepto de compartir. Durante sus primeros años de vida, los chiquitos se sienten el centro del universo, ya que todo se les entrega directamente en las manos por parte de los adultos, especialmente en el caso de ser hijo mayor o único.

El problema viene en el momento en el que nace un nuevo hermanito o cuando deben empezar a interactuar con otros niños. Allí es cuando escuchamos bien fuerte la palabra mío.

Los niños son egoístas por naturaleza, es parte del sentido de supervivencia. No se puede esperar que compartan por iniciativa propia, ni quitarles algo para entregárselos a otro chico, ya que les causaría una sensación de inseguridad. Hasta los tres años un niño no puede comprender el concepto de compartir con otros.

Lo que podemos hacer es ir incorporando el verbo en nuestro vocabulario diario cuando le entregamos algo. “Es mi jugo favorito y lo voy a compartir contigo.” “Era mi osito preferido cuando era niña y ahora lo voy a compartir contigo para que juegues.”

Cuando ya los chicos comienzan a incorporarse a los juegos grupales recién van a ser capaces de intercambiar y entender el concepto. Podemos darles una galleta y pedir que entreguen la otra a su amigo o hermano. O decir que su hermano se lanza primero por el tobogán y él después, o viceversa.

El proceso se debe dar de manera gradual y evitando que sea desagradable. Si les reprendemos o castigamos, sólo vamos a lograr que se resientan ante la idea y nunca lo tomen como algo positivo.

Reflujo vésico-ureteral en niños

La gran mayoría de los pequeños desarrollará algún tipo de infección urinaria en su infancia, aunque se tratará de algún episodio aislado. Pero para algunos niños es una situación recurrente y que requiere de cuidados.

La principal causa de infecciones urinarias crónicas es niños es el llamado Reflujo vésico-ureteral, un problema causado por una malformación en los conductos que lleva la orina hacia la vejiga, haciendo que se devuelva.

infeccion22 Se trata de una afección común,y que en la gran mayoría de los casos se corrige sola cuando el niño crece, pero cuando posee un mayor grado de severidad necesita tratamiento quirúrgico, ya que las infecciones pueden llegar al riñón causando daños a dicho órgano.

El Reflujo vésico-ureteral suele diagnosticarse una vez que los pequeños presentan varias infecciones urinarias, indicando que puede haber un problema morfológico en la zona. Para ello se realiza un examen llamado cistografía, en donde se observa cual es el recorrido que realiza la orina en el cuerpo.

Cuando el examen es anormal, el especialista puede detectar con seguridad la presencia de la malformación catalogándola en 5 niveles. Los primeros tres suelen mejorar por si solos sin requerir terapia, pero los dos últimos pueden ser peligrosos y requieren intervención.

La mayoría de los niños con Reflujo vésico-ureteral no quedarán con ninguna secuela y podrá seguir desarrollándose con normalidad, sin que su problema se repita en la adolescencia o adultez.

Imagen. Suena Familiar