Juegos de niños, de niñas

Como madre de dos hijos hombres, mi casa esta llena de trenes, autos, transformers, bloques de armar,  pelotas, y bueno, la lista es interminable.  Juegos de niños. 

Pero el año pasado, mi hijo mayor vino un dia muy triste a la casa.  Le pregunte que que le pasaba.  Y lo que me ha dicho fue algo gracioso:   " Mama, necesito que me compres un Principe ".  Me sorprendio la respuesta, asi que le pregunte que para que necesitaba un principe.  Resulto que en el colegio tenia una amiguita muy querida, que le encantaba jugar con ella, pero ese dia ella se puso a jugar con las de su sexo de "princesas", y cuando el quiso jugar tambien, le contestaron que necesitaba un principe para jugar con ellas.  Asi que le conteste que un muñeco que tenia (Max Steel) podia ser un buen principe para participar, pero al llevar su muñeco, le dijeron las amiguitas que ese no era principe.  Que los principes no usaban shorts, tienen coronas y un caballo.  Mejor desistio de jugar princesas, y algunos dias aprendio a jugar con su amiga, y otros dias, con los niños, en juegos que no admiten niñas.

Y ahora lo cambiamos de colegio, y un dia le pregunte si alguna niña de las de su clase era buena amiguita con el, y me dijo que no.  Dice que las niñas de su clase solo juegan entre ellas, que solo les gusta jugar de peinarse y pintarse y con princesas.  Que a ninguna le gustaba hacer cosas divertidas con ellos, asi que solo los niños se divierten.

Y antes de la navidad, mi hijo menor vio por la television un juguete que era una cocina de Dora Exploradora, y me dijo muy contento que esa cocina le gustaba mucho, y que se la iba a pedir a Santa Claus.  Mi esposo abrio los ojos como platos, y le dijo que ese era un juego para niñas.  Y el niño lo miro con mucha seriedad y le dijo que no, que el cuando fuese grande va a ser un gran chef, y que la cocina le parecia muy bonita, para niños y para niñas.  Y me costo conseguirla, pero Santa Claus le llevo una cocina, y ahora juegan con los vecinitos a que tienen un restaurante, y cocinan y venden comida.  Niños y niñas juntos, en paz, juegan a cocinar.

This entry was posted in General.

Autismo

El método ABA (Análisis Conductual Aplicado) para personas con autismo se basa en la reducción de comportamientos inadecuados, en el aumento de la comunicación, de los aprendizajes y de comportamientos sociales apropiados. A fines de la década del 90, el enfoque “Verbal Behavior” (VB – conducta verbal) se convirtió en la primera opción terapéutica para el tratamiento del autismo en los Estados Unidos. La meta de cualquier programa ABA/VB es identificar la motivación natural del niño, capturarla y utilizarla para ayudarle a aprender. El refuerzo es el principio más importante que ha conducido al éxito de ABA a través de los años. Este principio indica que cualquier cosa que sucede después de un comportamiento, y que aumenta la probabilidad de que ese comportamiento se repita en el futuro, es un reforzador para ese comportamiento.
 

La vida es un viaje. Es una búsqueda constante de un mejor vivir. Buscamos una mejor manera de enseñar a nuestros niños, de hacer y conservar amigos, de ganar dinero, de organizar nuestros archivos y de mantener el control sobre nuestras agitadas vidas. A medida que tenemos éxito, nos vamos volviendo cada vez más eficaces en repetir el comportamiento que nos conduce a estos resultados deseados.

Inversamente, nos volvemos cada vez más exitosos en evitar el comportamiento que ha sido un fracaso para la consecución de nuestras metas. Éste es el concepto básico del Conductismo.

El autismo ha sido antaño un trastorno bañado de misterio. En la actualidad, cuanto más se estudia el autismo en nuestra sociedad, más eficaces somos en identificar a aquellos que son afectados por los criterios que consideramos “autistas”.

 Sin embargo, y aunque cada año se diagnostica a más gente con autismo, el criterio del autismo no ha cambiado. Lo que sí ha cambiado, probablemente, es nuestra interpretación de los criterios y/o del número de personas que cae dentro de dichos criterios.

Un niño es diagnosticado con autismo cuando exhibe por lo menos seis tipos específicos de comportamiento en tres categorías de déficit. Estas tres categorías son: interacción, comunicación y comportamiento/intereses sociales. El déficit incluye una carencia de contacto visual apropiado, fallas para desarrollar relaciones apropiadas con pares, una carencia de intentos espontáneos de compartir intereses y un déficit en el juego de ficción. Los síntomas también pueden incluir retraso o ausencia total del lenguaje oral, uso de estereotipias o uso repetitivo del lenguaje, preocupación por uno o más patrones anormales de interés, y movimientos motores estereotipados y repetitivos.

La hipoterapia en el tratamiento de los niños autistas

Parecen vivir en un mundo paralelo donde sólo hay lugar para una persona. El autismo es una condición que los médicos aún no han podido desentrañar y aunque no conlleva problemas físicos peligrosos para la vida del niño, les priva de la riqueza del contacto humano.

hipoterapia

Imagen: masqsalud

Existen muchas terapias dirigidas a los pequeños que padecen de este mal que afecta a cuatro de cada mil niños en el mundo, la mayoría de ellas centradas a permitir que los chicos expresen alguna forma de comunicación con el ambiente, haciendo de cada pequeño logro una gran alegría.

Pero no sólo los padres y terapeutas son los encargados de llevar a cabo los procesos de rehabilitación para los chicos autistas, sino que los animales han demostrado increíbles habilidades para que ellos se abran al mundo. La hipoterapia es uno de los métodos más utilizados.

Se realiza a través de caballos especialmente entrenados para ellos, con instructores que supervisan las sesiones. A través de los movimientos que realiza el caballo, se estimulan diferentes partes del cuerpo del paciente, el que no sólo responde de manera física, sino que logra un lazo emocional con aquel animal que le ayuda.

Los avances que se ven en chicos autistas tratados con hipoterapia son asombrosos. Aprender a responder a estímulos, concentrarse en actividades, enfocar conductas positivas a las tareas del día a día y, quizá lo más importante para las familias, entregar afecto de manera directa, a veces no con un te quiero o palabras cariñosas, pero con una mirada que vale oro en el caso de un niño que antes rehuía el contacto visual.

En la mayoría de las ciudades existen centros dedicados a la terapia con caballos, la que además es útil para otro tipo de problemas físicos y mentales, siendo hoy una forma válida de rehabilitación y desarrollo tanto para niños como adultos.

Nacidos para ser sociables

Desde el momento mismo del parto, el bebé comienza a relacionarse con los demás. Su habilidad para socializar estará muy limitada durante el primer año ya que casi todos sus esfuerzos se enfocan todavía en descubrir qué es capaz de hacer por sí solo, como coger y levantar objetos, caminar y otras destrezas.

baby----.jpg baby image by skyeyes_photowww.tamiesp.spaces.live.com

Es a partir de los 2 años aproximadamente cuando empezará a jugar con otros niños y niñas. Como con cualquier habilidad, su capacidad de socialización pasará por fases de prueba, cometerá errores y aprenderá de ellos. Al principio, no querrá compartir sus juguetes pero a medida que aprende a sentir empatía hacia los demás pasará a ser un mejor compañero de juegos. Para los 3 años tendrá la capacidad necesaria para hacer amigos.

Durante su primer mes de vida, es una criatura social desde el momento que llega al mundo. Le encanta que lo toquen, lo lleven en brazos, le sonrían y le hagan cariñitos. Durante este primer mes, empezará a experimentar haciendo gestos con su carita.

A los 3 meses, el bebé pasa la mayor parte del tiempo que está despierto mirando lo que sucede a su alrededor. Es el momento de su primera sonrisa genuina, un momento que todos los padres y madres querrán recordar.

Con 4 meses, el niño o la niña se abre cada vez más a otros niños de su edad y los saluda con gritos de alegría. Pero nadie se puede comparar a mamá y papá. Todavía se reserva las reacciones más entusiastas para la madre, una señal clara de la profunda relación existente entre ellos.

Viajes en avión durante el embarazo

 

avion

Cada día es más común desplazarnos en avión a todos lados. Los precios son mucho más bajos que antes y el placer de llegar a nuestro destino en poco tiempo a diferencia de los largos viajes en autobús no tiene comparación. Pero, ¿Qué pasa cuándo estamos embarazadas?

Existen muchos mitos en relación al embarazo y los viajes aéreos. Algunos hablan de peligros dado que las cabinas son presurizadas y los niveles de oxígeno son más bajos. También se dice que los detectores de metales del aeropuerto pueden dañar al bebé. Nada de eso es cierto. Son mitos. Pero existen algunas medidas que se pueden tomar para hacer de los viajes en avión más cómodos y seguros para la madre.

El segundo semestre del embarazo es el más tranquilo del periodo. Sí existen planes de hacer un viaje, éste es el mejor momento para hacerlo.

El primer trimestre trae algunos riesgos asociados ya que con la altura muchos de los síntomas desagradables van a aumentar. Además, en caso de sufrir alguna complicación, es probable que no haya nadie para asistirte, sobretodo si eres primeriza. Por eso se recomienda no viajar a aquellas mujeres cuyos embarazos tengan algún riesgo asociado, enfermedades crónicas o antecedentes de complicaciones anteriores.

A partir del séptimo mes de embarazo muchos médicos recomiendan no realizar viajes en avión, e incluso no alejarse mucho de casa. También las aerolíneas tienen una política acerca de las pasajeras embarazadas. Incluso algunas veces pueden pedirte un certificado de tu obstetra autorizándote a viajar.

Si estás en condiciones de volar, existen algunos consejos que puedes seguir:

  • No realices viajes largos
  • Camina con frecuencia por el pasillo
  • Utiliza medias de compresión. Tu médico puede indicarte marca y modelo
  • Mantente hidratada
  • Utiliza ropa cómoda
  • Si es posible quítate lo zapatos

Y por sobretodo, disfruta tranquila de tu viaje. Puede ser el último que hagas en paz por mucho tiempo.

Chupete, amor y odio

Los detractores del chupete destacan el riesgo de malformaciones dentarias (malas oclusiones), trastornos bucales (caries, aftas…), transmisión de infecciones y el inicio tardío de la higiene bucodental.

Por otra parte, el uso del chupete se relaciona también con una duración más breve de la lactancia materna, ya que el patrón de succión del pezón y del chupete son diferentes, lo cual puede interferir en la correcta administración de dicha lactancia ya que, si el niño satisface parte de su necesidad de succión a través de este método no nutritivo, estimulará el pezón materno durante menos tiempo.

www.nuevotiempo.org

Los que están a favor dicen que el reflejo de succión es innato, además de vital. El feto comienza a succionar su pulgar alrededor del quinto mes de embarazo, en un acto reflejo que le prepara para poder alimentarse desde el momento de su nacimiento. Además, la succión calma y reconforta al niño y le da placer y seguridad en los momentos de angustia, porque actúa como sedante. Hay muchos niños a los que les resulta imprescindible para dormir.

Además, su necesidad de succión durante el primer año de vida es tan fuerte que, si no tienen un chupete a mano, pueden utilizar el pulgar como sustituto, lo cual, además de ser menos higiénico, ejercerá una mayor presión sobre su paladar.

Hay estudios que relacionan el uso del chupete con la menor incidencia de la muerte súbita y con la disminución de los períodos de apnea. Por eso, muchos pediatras no se oponen al uso del chupete, aunque sí recomiendan no ofrecérselo al niño hasta que no haya aprendido a mamar correctamente, para que no interfiera en su alimentación.