Mi niño ya usa el orinal

Mi tesoro ya va al orinal solito.
Que gracia, yo que el cambio de pañal lo veía una de las cosas más difíciles y como siempre mi pequeño me ha dado una gran lección.
Las cosas no son como tú quieres que sean o cuando tu las quieres, las cosas tienen sus procesos y cuando tu hijo esté preparado para ese gran paso ya te lo dirá.
Empecé a darme cuenta que ya podría ir al orinal cuando se levantaba sequito después de dormir, le empecé preguntando si quería ir al lavabo y al principio me decía que no, pero últimamente ya me lo está pidiendo él.
Así de fácil y yo comiéndome la cabeza de si sabría cuando quitarle el pañal o como se lo quitaría y al final él solito esta marcando su tiempo.
Creo que empezaremos a intentar sentarlo más a menudo para que se vaya acostumbrando y cuando llegue el buen  tiempo se lo quitaré del todo por que el año que viene ya irá  al cole, que el mió entra con 22 meses por que nació en noviembre.
La naturaleza es muy sabía y sabe perfectamente cuando hay que hacer las cosas y así me lo ha demostrado mi pequeño.
Ya sé que queda mucho camino por recorrer pero ya me he dado cuenta que el también me ayudará, que es una personita y cada vez sabe más lo que hace, ya no es como antes de dependiente, ahora si que está creciendo.
Por eso estoy muy contenta porque, la verdad era algo que me inquietaba un poco, ahora, de esto saco lo que os he dicho, las cosas salen solas, no hay que preocuparse antes de tiempo

La nueva ley de educacion andaluza

Hace poco tiempo que salió la Ley 17/2007, la Ley de Educación de Andalucía, una ley que deroga las anteriores por las que se regían las guarderías y colegios y que, ahora, han tenido, o tendrán, que someterse a algunos cambios.

Si nos centramos en la parte que a nosotros nos interesa, los niños de 0 a 3 años, encontramos en ella varias novedades que debemos tener en cuenta, la primera de ellas en el carácter de la educación recibida en guarderías que, con las leyes anteriores era de carácter asistencial (era apoyar una educación que se le daba más en la familia que en la guardería). A partir de ahora las guarderías se regirán por un carácter educativo, es decir, ya no será apoyar sino colaborar en la educación del niño casi al mismo nivel que sus propios padres y familiares (básicamente, la mayoría de las maestras "educan" a nuestros hijos porque les enseñan a comer, a colorear, a ir al baño,…) así que el hecho de que ahora un papel diga que ese es su papel no excluye que, anteriormente, ya lo estaban haciendo).

La Ley, que como todas las leyes a veces llega a ser tediosa y a cansar leer porque es demasiado técnico (y pastoso) el contenido, contempla varios aspectos que hasta ahora no lo hacían en la anterior ley, pero que dejan constancia de que se va avanzando en la educación de niños, aunque después dejen desprotegidos otros colectivos debido a la ley del menor, pero eso son cosas que, en este artículo, no nos influye.

Lo que sí está claro es que la ley supone un avance en la calidad de la enseñanza de los niños y también supone (y supondrá) un cambio en el personal de las guarderías porque, como sabrán los trabajadores de las guarderías de la Junta de Andalucía, éstas pasarán a ser gestionadas por la Consejería de Educación y no por la de Bienestar Social, como hasta ahora.

INGLÉS Y DIVERSIÓN: Fantástica experiencia para los niños/as durante el verano.

Hace ya casi un año publicamos aquí una pequeña reseña sobre el interesante proyecto que una mamá había puesto en marcha desde La Coruña. Los cursos de inglés en verano para niños y niñas que TWIST Gestión de ocio educativo organiza han resultado un éxito, y como su socia fundadora y directora, Marina Filgueira, nos ha remitido algunas fotos y comentarios sobre su experiencia, queremos compartirlas con todos/as vosotros/as.

Según nos cuenta Marina, fueron muchas las familias que se animaron a confiar en su gestión durante el verano pasado (como madre, siempre transmite a los padres esa tranquilidad y confianza necesaria a la hora de inscribir a nuestros hijos en un campamento o curso de este estilo). En julio, el grupo que viajó hasta Kent y se alojó en Bethany School disfrutó de tres semanas cargadas de diversión, deporte y por supuesto inglés. Los estudiantes de TWIST compartieron la experiencia con niños/as y jóvenes de Alemania, Bélgica, Islas Cayman, Corea, China, Hong Kong, Egipto, Francia, Grecia, Hungría, Israel, Italia, Israel, Kuwait, Rumania, Rusia, Arabia Saudi, Siria y Portugal; mientras que los del grupo de agosto, que se alojaron en Moira House (Eastbourne) conocieron además niños de Andorra, Colombia, Japón, Kazahstan, Libia, Mauricio, Nigeria, Suiza, Turquía, Ucrania, Venezuela y Vietnam. Esta enriquecedora mezcla de nacionalidades aportó valores insustituibles al programa, y los estudiantes españoles supieron valorarlo mucho.

web informatica web baloncesto
Tal y como ya habíamos detallado aquí hace meses, todos los niños/as siguen un apretado pero divertido horario a lo largo de su estancia en el Reino Unido. Tras las clases y la comida, pudieron disfrutar de un completo programa deportivo o artístico, ya que realizaron actividades como baloncesto, críquet, baseball, cocina, informática, manualidades, además de tener la oportunidad de participar en sesiones de fútbol profesional, impartidas por un ex jugador profesional y actual entrenador. También disfrutaron de discoteca, karaoke o noches temáticas, en las que además de divertirse aprendían mucho más que inglés (cultura).

Las excursiones que realizaron merecen una mención aparte. Los estudiantes de TWIST asistieron al gran musical Sister Act, en el precioso London Palladium, también fueron a un gran parque de atracciones, Thorpe Park, visitaron Canterbury, Hever Castle, subieron al London Eye, contemplaron Londres desde la orilla del río Támesis al viajar en barco, entre otras muchas vivencias difíciles de olvidar.

Pero lo más importante, es que a pesar de que pasaron tres semanas lejos de sus casas, estaban rodeados de impresionantes instalaciones y personal cualificado, por lo que casi sin darse cuenta, mejoraron su inglés a la vez que se divertían. Mientras, las familias estaban tranquilas, porque podían consultar casi diariamente el blog de la empresa en el que puntualmente, Marina, colgaba fotos e información de cada día, y además podían comunicarse con ella 24 horas al día o con sus hijos/as durante el horario establecido para ello. Apostamos por este tipo de vacaciones educativas para nuestros hijos, y por eso nos permitimos felicitar a esta mami-empresaria que ha querido compartir con nosotras su experiencia como responsable de estos dos grupos el verano pasado.

Podéis encontrar más información de sus cursos y actividades, visitando su web: www.twistocioeducativo.com

Mi hijo está enfermo, ¿qué hago?

Nuestro hijo o hija está enfermo y muchas veces no sabemos cómo actuar. El trabajo y otras obligaciones no lo hacen más fácil.

En primer lugar, es esencial no llevar al menor al cole o a la guardería si hay síntomas claros como fiebre alta. Por un lado porque el niño no está bien y por otro porque puede contagiar a sus compañeros y compañeras.

En ocasiones no será fácil poder cogernos el día libre para quedarnos en casa con ellos, por lo que deberemos buscar otra persona que pueda hacerlo por nosotros: abuelas, abuelos u otros familiares o amigos. Eso si, siempre deberá ser una persona de confianza.

Si el médico le ha recetado medicación es importante que sigamos sus instrucciones al pie de la letra. En cantidad de fármacos, horarios y duración del tratamiento.

Si tiene fiebre es recomendable no abrigarles demasiado aunque ellos sientan frío. Respecto a la temperatura se recomienda que las habitaciones estén a temperatura ambiente y airearlas varias veces al día para evitar los ambientes cargados. Una buena ducha también le ayudará a sentirse limpio, despejado y relajado. Si está decaído y no quiere, podemos asearlo por zonas cada día.

Generalmente, el niño o la niña podrá volver al colegio o a la guardería 24 horas después de que la fiebre haya remitido y siempre que su estado de ánimo también se haya recuperado.

niño

Mi hijo con NEE ya es un adulto

Cuando nuestro hijo con NEE ha transitado por su escolaridad con logros, avances y aprendizajes varios, llega a una edad en la cual por sus capacidades no puede integrase a un taller protegido o de producción, quedando afuera la posibilidad de su inserción laboral, ni pensar en el trabajo competitivo. Es otro de los duelos que debemos hacer los padres de hijos con necesidades educativas especiales.
 
Este es el caso de los alumnos con Discapacidad mental de grado severo y profundo. Pero es muy importante que sigan desarrollando la socialización a través de su asistencia a un Centro de Día. Esto hará que su vida se siga enriqueciendo día a día al intercambiar vivencias con pares y docentes especializados.
 
Los padres debemos buscar un lugar que sea de contención, estimulador, donde en un clima de amistad se promueva la integración a la sociedad con distintas actividades pedagógicas y terapéuticas.
 
                  01_smallfundacion-nosotros.png
 
El espacio de taller para los padres también es algo a tener en cuenta, ya que necesitamos mantenernos en contacto con las vivencias de nuestro hijo y reforzar los lazos familiares  para acompañar a lograr lo más posible  perseverancia en las actividades de la vida diaria que tienen que ver con la independencia personal, como los hábitos de higiene personal y el vestido y desvestido.
 
 

Aprender a decir no

Los estudios realizados en España sobre el consumo de drogas reflejan que suele comenzar a través de drogas legales, como el tabaco y el alcohol, y continúa con el cannabis. La edad de inicio en el consumo suele situarse entre los 13 y los 15 años, una edad crítica en la que conviene incrementar la eficacia de la prevención.

La creciente necesidad de autonomía que experimenta el adolescente le lleva a rechazar la protección de los adultos y a enfrentarse a situaciones y conductas de riesgo, que pueden representar una grave amenaza para su desarrollo.
No suele ser fácil para el adulto adaptarse al cambio que supone dejar de proteger a un niño para ayudar a un adolescente. Conviene ir retirando la supervisión de forma gradual, a medida que el adolescente manifiesta que es capaz de tomar las riendas de su vida y de afrontar adecuadamente los riesgos que pueden surgir.

La familia desempeña un papel prioritario en la prevención de conductas de riesgo. Y para conseguirlo, es preciso que la educación familiar proporcione tres condiciones: una relación afectiva cálida, que dé seguridad y estimule la autonomía, una disciplina que enseñe a respetar normas y límites sin caer en el autoritarismo ni en la negligencia; y la disponibilidad de adultos con los que establecer una comunicación continua, incluso en la adolescencia, y a los que recurrir cuando haga falta.

Como se reconoce con frecuencia, la escuela es un contexto privilegiado para prevenir los consumos de riesgo: favoreciendo conceptos que ayuden a comprender sus consecuencias, enseñando habilidades con las que aprender a tomar decisiones en situaciones de riesgo y a resistir las presiones negativas.