Niños y niñas superdotados

Ser padre, madre o profesorado de un niño o niña superdotado no es tarea fácil. Su elevada capacidad exige una motivación especial que no todas las personas profesionales de la docencia pueden ofrecer. Y los padres y madres necesitan un apoyo que no siempre encuentran en las instancias públicas y educativas.

Contra lo que pudiera parecer, la educación de un niño o niña superdotado no resulta fácil. Son menores con una inteligencia superior, gran creatividad e imaginación y una curiosidad insaciable que les faculta para el aprendizaje autónomo. Cualidades, todas ellas, que les convierten en personas especiales, con necesidades y exigencias diferentes a las de los demás, y que insuficientemente desarrolladas o indebidamente canalizadas pueden volverse en su contra.

www.educacion2.com

De hecho, el 66% de los superdotados tiene un bajo rendimiento escolar, que en muchos casos llega incluso al fracaso. La explicación radica en que en las clases ordinarias la enseñanza no se ajusta al nivel de aprendizaje de estos niños, que se aburren al no encontrar los recursos necesarios para desarrollar sus capacidades.

Aunque la ley establece para los colegios públicos y concertados un Programa de Educación Especial, que faculta al alumnado con un diagnóstico de alta capacidad intelectual a adelantar un curso en Primaria y otro en Secundaria, no siempre lo consiguen. Además, está también prevista la existencia de un profesor o profesora de apoyo para mantener la motivación especial. Sin embargo, la realidad es muy diferente. La queja más frecuente de los padres y madres de estos niños es la falta de preparación del profesorado para afrontar estos casos.

Amamantar al bebé adoptado

amamantar

 

El dar pecho a un hijo no sólo es una forma de transmitirle defensas para protegerle de futuras enfermedades. Es además un acto de amor que genera un lazo para toda la vida con aquel niño que nació del corazón y no del vientre.

Para muchos parece imposible pensar que una mujer que no haya pasado por un embarazo sea capaz de producir leche, pero la verdad es que gracias a los avances de la medicina eso ahora es posible gracias a hormonas y tratamientos de estimulación para la producción de leche en la mujer.

La preparación es sumamente importante, ya que los sustitutos hormonales no son capaces de hacer el trabajo por si mismos. Hay que estimular los pechos de la misma manera que lo haría un bebé. Se pueden utilizar sacaleches que imitan la succión de la boca del pequeño en el pezón.

Si se desea intentar amamantar al bebé adoptivo el apoyo de especialistas en lactancia es fundamental. Lo más probable es que no se obtengan resultados inmediatos ni 100% satisfactorios, pero con el correr de los días o semanas el esfuerzo de madre e hijo darán resultado proveyendo al pequeño no sólo de alimento sino que también del comienzo de un lazo que durará para toda la vida.

Manchas en la piel durante el embarazo

Durante el embarazo la madre sufre variadas alteraciones hormonales. Una de ellas es el aumento de la hormono melanocito, que es la hormona que ante una exposición solar estimula el aumento de pigmentación.

Este aumento de pigmentación a veces suele ocasionar manchas en algunas partes del cuerpo. Estas manchas son localizadas principalmente en el rostro por ejemplo en nariz, labio superior, frente, y en otras zonas como la línea que va desde el ombligo hasta el pubis. También estas manchas pueden aparecer en axilas, pezones y aumenta las pecas.

Generalmente estas indeseadas manchas desaparecen algunos meses después del parto o después de amamantar. Esta hiperpigmentación no se puede evitar pero si es necesario usar factores de protección solar a diario más aún si nos encontramos en épocas de verano, que el sólo hecho de salir a la calle estamos expuestas a los rayos del sol. El uso de autobronceantes no esta contraindicado durante el embarazo, pero siempre es bueno realizar una consulta con el obstetra previamente.

En caso de no desaparecer con el tiempo existen algunos cosméticos que resultan útiles para disimularlas y hay tratamientos más específicos para eliminarlas. De todas maneras siempre se debe consultar con un especialista en dermatología antes de comenzar a aplicarse cualquier tipo de tratamiento.

Trabajar en casa

Quizás, muchas veces hayas pensado lo genial que sería poder trabajar en casa y poder así cuidar de los hijos e hijas pequeños.

Es una buena idea, siempre y cuando se establezcan unas pautas y unas normas. Sino, el padre o la madre puede terminar más desquiciado que en la oficina. Por eso, aunque trabajar en casa puede ser cómodo y flexible, presenta desafíos exclusivos que requieren soluciones exclusivas.

Es muy importante planificar quién puede hacerse cargo de los hijos e hijas mientras se trabaja. Aunque sea una ayuda de unas horas cada día, será más fácil planificar reuniones, llamadas y también concentrarse en una tarea.

También se debe establecer un hábito de ‘ir al trabajo’, aun cuando el despacho esté en la habitación de al lado. Esto requiere una hora de levantarse, prepararse y ponerse a trabajar. Al igual que en un puesto de trabajo ‘normal’ necesitará un descanso para tomar un café o salir a despejarse.

Otra ayuda es crear un espacio propio de trabajo y que los y las demás entiendan y respeten que está trabajando. Sobre todo si la oficina es la mesa de la cocina.

Aunque se pueda tener un horario más flexible, se debe definir uno que sea sólo para trabajar. Así se podrán planificar esas reuniones o llamadas sin que eso genere estrés o tensiones.

Al igual que con el trabajo, debemos crear un tiempo que sea exclusivo para los hijos e hijas. Así sabrán que aunque esté trabajando, el padre o la madre también tendrá un rato para el juego, la conversación o para ayudarles con los deberes.

Saltadores para bebés

Una vez que los pequeños descubren que pueden moverse por si solos, comienza una aventura en donde poco a poco van agarrando fuerza a través del ejercicio de sus músculos, preparándose para esos primeros pasos.

SALTADOR PLANETA FELIZ Antes los padres recurrían a los andadores, aparatos que han sido prohibidos por ser demasiado peligrosos, pero por suerte existe una forma de permitir que se muevan y diviertan sin complicaciones. Se trata de los saltadores para bebés.

Se adhieren a paredes o marcos de puertas, y permiten que el bebé suba y baje con sus piernas sujetado por un arnés que impide que se haga daño. Gracias a su amortiguación, evitan que el pequeño se dañe las piernas al dar esos saltitos.

Muchos de los saltadores para bebés, vienen equipados con pequeños juguetes que les estimulan, además de música con la que podrán seguir el ritmo. Existen múltiples marcas que los ofrecen y siempre debemos adquirir uno que tenga certificado de seguridad por parte de una institución oficial.

Debemos seguir las instrucciones al pie de la letra para instalarle, eligiendo una superficie que se adapte a las especificaciones que indica el fabricante, asegurando su correcto uso y seguridad.

A pesar de ser una gran ayuda para los padres, los bebés igual requieren supervisión constante cuando están en su saltador, ya que nada reemplaza la compañía de un adulto responsable.

Imagen: Outletbebe

De campamento en familia

El verano no sólo es sinónimo de sol y días interminables fuera de la escuela tanto para los chicos como las madres, sino que también apunta al periodo en que toda la familia se tomará una o varias semanas juntos para compartir lejos de casa.

Tristemente, éste año golpeó con rudeza la economía de varias familias, por lo que la idea de repetir esas vacaciones en hoteles o rentando una casa o cabaña quedan fuera. Por ello llegó la hora de buscar una opción más económica y para ello nada mejor que salir de campamento.

familia-acampar

 

No necesitan mucho dinero ni ir demasiado lejos. Lo mejor es visitar alguna reserva ecológica o parque nacional donde esté permitido el acampar y estén disponibles los servicios básicos. El costo por día de un sitio para la familia no es alto y así se asegura cierto nivel de comodidad.

Luego necesitamos una o varias carpas, sacos de dormir y una cocinilla. No es necesario adquirir todos los elementos. La mayoría de los chicos tienen bolsas de dormir que usan en piyamadas y los adultos podrán adquirir las suyas considerando que les darán más de un uso. Lo mismo para las carpas.

Ahora sólo queda seleccionar el lugar, subirse al coche y compartir unas vacaciones en las que padres, niños y naturaleza serán compañeros de aventura, descubriendo cosas nuevas y de paso aprovechando tiempos de calidad en familia que no suelen darse en la ciudad, playa o lugares donde cada uno se va por su lado.

Si es que los chicos quieren pasar tiempo jugando entre ellos, seguro que encontrarán allí a otros niños de su edad para divertirse a lo grande mientras los adultos practican actividades que ya creían olvidadas. Unas vacaciones que de seguro no olvidará.

Imagen: Femenino