Juegos de mesa

Niños y niñas entre los 2 y 5 años está desarrollando muchas habilidades intelectuales y sociales que afectan su capacidad para poder jugar de manera más compleja. Algunas de ellas son su habilidad de esperar su turno, concentrarse durante períodos más largos de tiempo y comprender las reglas simples de algunos juegos.

Todas estas habilidades le serán necesarias para jugar a ciertos juegos de mesa con otros niños o adultos. Esta es la edad ideal para empezar a introducir juegos de mesa simples.

http://www.indalchess.com

Algunos ejemplos son dominós (con dibujos, colores o números), juegos de cartas simples (de emparejar por ejemplo), bingo (donde tenga que emparejar letras y números o colores y letras), juegos de memoria donde tenga que recordar dibujos o juegos donde tenga que equilibrar piezas (como Jenga). No te preocupes si a tu pequeño le cuesta mucho perder. Los niños se muestran muy competitivos durante los juegos en esta edad y se enojan cuando pierden. Aprovecha estas oportunidades para enseñarle lo divertido que es el proceso de jugar y hablar acerca de ganar y perder.

Puedes animarle también a jugar de forma cooperativa con amigos, haciendo rompecabezas juntos o construyendo con bloques. Los juegos de mesa no sólo ayudarán a tu pequeño(a) a desarrollar las bases sociales para jugar durante la etapa escolar sino que también le ayudarán a aprender conceptos y a desarrollar su auto-control. ¡Así que a jugar!

Lactancia: Errores comunes que pensamos

La lactancia es uno de los actos más maravillosos que nos encontramos cuando damos a luz porque es un vínculo que se da entre madre e hijo o hija a la hora de alimentar al pequeño y que hace que la relación entre ambos se solidifique aún más.

Actualmente los médicos aconsejan la lactancia materna en los pequeños por todos los beneficios que tiene la leche materna frente a cualquier tipo de leche del mercado. Y es que la lactancia materna provee al pequeño de un sistema inmunológico único que lo protegerá de forma diferente a si fuera criado a través de leche sintética.
 
Existen, a su vez, una serie de errores a la hora de pensar en la lactancia como son:
 
 Los bebés deben alimentarse de ambos pechos cada vez.
 
Los bebés deben mamar diez minutos en cada toma, después sólo toman “aire”.
 
Los bebés deben alimentarse de un solo pecho en cada ocasión.
 
Para que el niño “aguante” la noche, hay que darle un biberón.
 
Un biberón es una “ayuda” para la madre y permite que los pechos se llenen mejor.
 
No se puede dar de mamar a gemelos.
 
Después de los 6 meses la leche materna no alimenta.
 
Dar el pecho a los niños mayores de un año crea dependencia y es malcriarlo.
 
Los niños necesitan tomar agua o biberones de leche artificial o no recibirán líquidos suficientes.
 
El chupete no interfiere con la lactancia y es el mejor consuelo.
 
Si la madre toma medicación hay que suprimir la lactancia.
 
Cuando un niño llora es por hambre.
 
Mi leche no es buena porque está “aguada”.
 
Si el bebé llora o no “aguanta” las tres horas, la leche de la madre no es suficiente.
 
La lactancia es algo natural, si no funciona es que la madre tiene poca leche.
 
En las mastitis hay que suprimir la lactancia.
 

Todos estos errores han existido y existirán a lo largo de la vida pero es porque antes no se veía como buena la lactancia materna debido a que, como tenemos que trabajar, es un "engorro" tener que estar dando de mamar al pequeño. Sin embargo, los especialistas ya aconsejan esa lactancia porque protegerá al pequeño a lo largo de su vida.

Depresión post-parto

Algunas veces las madres sufren depresión post-parto, una depresión que suele durar unas dos semanas y que es más común de lo que pensamos ya que 1 de cada 10 personas la padecen.

Esta depresión tiene una serie de características que son similares a las depresiones normales como puede ser la tristeza que sufren, en pensar que son infelices, todo ello más por las mañanas y por las tardes.

Otra de las características es la ansiedad, la irritabilidad (para consigo misma y con los demás), fatiga, insomnio,… Hay casos en los que se llega a rechazar al propio bebé, no lo quieren coger, ni tocarlo, ni verlo, como si él o ella fuera el motivo por el que es infeliz e incluso hay casos en los que las madres llegan a acabar con la vida de los pequeños debido a esa depresión.

Hay ciertos factores que hacen más propensas a unas mujeres tener depresión post-parto que otras. Dichos factores pueden ser genéticos, químicos, hormonales, psicológicos, por estres,… Muchas veces el hecho de que tenga que dejar su carrera, su trabajo,… por un hijo les produce tal ansiedad que dejan salir esa ira que tienen de tener que aparcar sus vidas para criar a un hijo, aún cuando éste es querido en el matrimonio o fuera de éste, depende de la situación de la persona.

Ante todo, y si nos encontramos con estos casos, no debemos forzar a la madre a que acepte a su hijo o hija ya que eso podría ser al contrario, que acabe aborreciéndolo. Tenemos que tratar a tiempo el problema diagnóstico previo). Con el paso del tiempo la madre volverá a ser la misma y querrá con tanta locura a su nuevo hijo como a los anteriores (si es que los hubiera).

Fomentar un buen sentido del humor en los niños

Está claro que las personas con un buen sentido del humor están más preparadas para afrontar las diferentes situaciones de la vida, sabiendo dar vuelta situaciones adversas y desarrollar buenas relaciones sociales, las que les ayudarán durante toda su vida.

risa

 

Imagen: 3info2u

Pero un buen sentido del humor no es sólo algo con lo que nace, sino que una habilidad que los padres deben ayudar a desarrollar desde la infancia, criando no sólo a niños más felices, sino que también mejor adaptados y preparados emocionalmente para el mundo de hoy.

Para fomentarlo, es importante enseñar y compartir con los niños lo divertido de la vida diaria, por más absurdo que ello parezca. Siempre se puede encontrar algo gracioso dentro de las diferentes situaciones cotidianas. Se tiene la idea de que los niños se ríen de cualquier cosa, pero no es así. Tal vez una caída o un dibujo animado les cause risa, pero otras cosas requieren ser cultivadas.

No importa que estemos en una actividad cotidiana, ya que el explicar el origen de una palabra, tradición e incluso actividades diarias, puede llevar a que el chico vea más allá de lo obvio y retenga hechos y anécdotas en su memoria, las que luego transmitirá a sus pares ganándose su respeto y cariño.

Otro punto importante es felicitar a los niños por sus ocurrencias espontáneas, lo que no sólo tiene que ir a través de un “muy bien” o “felicitaciones.” A veces la mejor alabanza es profundizar lo que el chico dijo y contarles nuestras impresiones, pidiéndoles que sigan su idea, con lo que además damos pie a ayudarles a expresarse oralmente de forma creativa.

Un niño que sepa reírse de sus errores, con capacidades de líder y buena adaptación al medio, no sólo será un pequeño feliz, sino que estará empezando un camino a convertirse en un adulto sano y estable.

Sexo después del bebe

Considero un verdadero problema la reacción que tiene algunas mujeres con sus parejas recientemente después de tener un bebé. La verdad es que los hombres tendrían que entender que después de tener un hijo nuestras vaginas y nuestras hormonas están totalmente descontroladas y antes del tiempo recomendado por los médicos (cuarenta días) nos es muy desagradable mantener relaciones sexuales. En el parto si el niño no sale él solito, te hurgan en tus partes y eso hace que esa zona quede especialmente sensibilizada y cuando la anestesia va desapareciendo parece que hayan hecho ahí dentro una fiesta, está todo como desplazado y cambiado dentro de ti. Por lo tanto es lo más normal del mundo que la mujer necesite un tiempo para poder recuperar la sensibilidad en la vagina y ponerse cachonda con los tocamientos de su pareja, ya que por alguna razón al principio asocias los tocamientos como si te los estuviera haciendo un ginecólogo y eso hace que no te suba la lívido ni a tiros. Ya no solamente hay que tener en cuenta que te puedes quedar muy fácilmente embarazada en la cuarentena, si no que es un tiempo que necesita la mujer psicológicamente para volver a disfrutar en las relaciones sexuales. Creo que en ocasiones los hombres son demasiado impacientes a la hora de volver a echarle un buen polvo a su mujer y no esperan el tiempo suficiente. Mi ex pareja al yo tener a mi hijo pretendía que a la semana ya volviera a abrirme de piernas para poder despacharse a gusto, y yo que me había tirado doce horas teniendo a su hijo me daba cuenta de lo sumamente egoísta que era aquel hombre, así que sin cortarme un pelo le decía que tendría que volver a entrenar a su manita porque desde luego yo no le iba a calmar sus ansias de sexo. Una persona que es lo suficientemente egoísta para actuar así en un momento tan delicado para una misma no merece el más mínimo interés.

Volví a mantener relaciones con este hombre a los dos meses o así de haber tenido a mi niño, pero tengo que decir que desde entonces el sexo con el no me gustaba en absoluto. No sé si me influyó esa manera de actuar que tubo o si simplemente dejó de atraerme sexualmente, lo que sí sé es que desde entonces ya no sentía nada cuando hacíamos el amor. Llegó un momento en que la relación terminó, este no fue el único motivo, pero si el principal, por lo menos para mí, no concebía una relación sin sexo placentero.

Al tiempo me volví a enamorar y comencé una nueva relación con el que es actualmente mi pareja y tengo que decir que después de tener otro hijo con él me di cuenta de lo diferente que era mi situación. No solamente me apetecía mantener relaciones con el antes de la cuarentena, si no que era mi pareja el que iba con sumo cuidado y el que me preguntaba si ya estaba preparada cuando yo me tiraba encima de él. El sexo seguía siendo maravilloso y aun hoy llevando ya cinco años juntos el sexo es algo inmejorable entre los dos. Hay que encontrar a esa persona que es capaz de esperar cuando pasas por una situación delicada y no te fuerza a nada sin apetecerte.

De mayor quiero ser…

A menudo, los niños y las niñas sueñan y fantasean con lo que quieren ser de mayores. Hablarlo con ellos y ellas puede ser muy estimulante, no solo porque hace volar su imaginación, sino porque sienten que se les toma en cuenta. Además, pueden expresar sus ideas y sus deseos.

20070119183402-bombero

Bomberos, médicos, astronautas…hay profesiones para todos los gustos. A veces, pueden parecernos divertidas o disparatadas, pero cuando nos cuenten sus planes de futuro, siempre debemos escucharles con interés y respeto. No debemos ni reírnos ni ridiculizarles. Esta actitud podría cortar poco a poco las vías de comunicación entre el niño o la niña y las personas adultas.

Además, por muy disparatada que nos parezca la ‘futura’ profesión de nuestros hijos e hijas, hay que tener en cuenta que ésta va cambiando con el tiempo. Van adquiriendo nuevas capacidades y descubriendo profesiones diferentes que les van interesando.

Y según van creciendo, su personalidad se va formando. Y de los sueños que tenían de pequeños y pequeñas a lo que terminan haciendo suele haber un abismo. El papel fundamental de padres y madres es orientar, no imponer. Debemos darles información y enseñarles a procesarla para tomar la mejor decisión. Debemos dejar que reflexionen y que decidan con la mayor madurez posible para que puedan hacer lo que realmente les llene.

Aun así, en ocasiones la decisión no será la correcta y deberán corregirla e incluso empezar de cero.