Celebrando el día de la Tierra con los niños

El próximo 22 de Abril se celebra en todo el mundo el “Día de la Tierra,” jornada destinada a educar a todos los habitantes del planeta acerca de los problemas que afectan a nuestro medio ambiente y de formas en las que podemos colaborar para construir un mejor futuro.

Para padres y educadores, es un día ideal para trabajar con nuestros pequeños acerca de la importancia del cuidado del medio ambiente en el que vivimos utilizando conceptos básicos para inculcar desde temprana edad lo vital que significa el aporte de cada uno en la tarea de crear un mundo donde podamos vivir mejor.

animalssaveplanet

No se trata de asustarlos con temas como el calentamiento global o la extinción de las especies, sino que de enseñar que ellos están en condiciones de colaborar con la protección de nuestros recursos más preciados en el día a día, convirtiéndoles además en pequeños voceros que enseñaran lo aprendido a compañeros e incluso adultos.

Como una manera de hacer de la enseñanza algo divertido e interactivo, podemos visitar junto a los chicos en sitio que Animal Planet preparó especialmente para los más pequeños del hogar. Allí podremos encontrar una serie de vídeos animados que de manera muy divertida explican la importancia de hacer un buen uso de recursos como el agua y la energía, lo conveniente de llevar sus propias bolsas al supermercado, lo útil del reciclaje entre muchos otros temas.

La página está en inglés pero no es necesario tener conocimientos del idioma para utilizarla, ya que se encuentra llena de imágenes que nos llevarán a cada sección donde encontraremos recursos divertidos e interesantes que de seguro serán del gusto de los chicos.

Animals Save The Planet

La maníaca de mi hermana

Supongo que cada una actúa de una forma diferente al resto de personas al tener una criatura. Todos tenemos nuestros métodos y nuestras manías a la hora de educar a un hijo. Pero cuando ves que alguien cercano a ti se sobrepasa con la atención que le está prestando a su bebé dudas de si debes o no hablar con ella de este tema. El caso es que desde que ha nacido mi sobrina, que dicho sea de paso es una niña guapísima, mi hermana se ha vuelto una súper maniática, y cuando me refiero a maniática es en plan obsesivo con su hija. Estoy de acuerdo con ella cuando no permite que se fume delante de su hija, eso es súper perjudicial para los niños. Entiendo que haga lavarse a todo el mundo las manos cuando van a coger a su niña, es una cuestión de higiene. Puedo hasta llegar a comprender que cuando la niña tenga un poco de moquitos se ponga hecha un flan, ya que es primeriza y esas cosas asustan cuando aun no estás habituada. Pero creo que en otras cosas se pasa de castaño oscuro, como cuando al caerse un chupete al suelo no le basta con lavarlo con agua, sino que deja a la niña sin su consuelo hasta que ese chupete se haya esterilizado en el aparato de los biberones. No me gusta cuando mis hijos juegan con su pareja delante de la niña y se pasa el rato chillándole a mi cuñado que tenga cuidado, que a ver si le van a dar un golpe a su hija. Yo soy la primera que controla a los niños cuando juegan, pero ya le dije en su día que si no se fiaba se sentara lejos de donde estaban jugando, por cierto eso no le sentó nada bien. Como decía, cada vez que la niña tiene moquitos la lleva corriendo a Urgencias y no se da cuenta de que allí, con tanto niño enfermo lo que hace es que le puedan trasmitir algún virus a su pequeña. Yo soy de las que creen que hay que llevar a los niños al médico cuando realmente están malitos o con fiebre alta, porque hay niños que les llegan a coger pánico a los médicos de tanto verlos. Siempre hace lo que sus amigas le aconsejan sin darse cuenta de que con quien tiene que contar es con su pareja y claro que puede escuchar a las amigas, pero siempre en segundo lugar, antes está el padre de la criatura que desde que ha nacido la niña no le presta ni la más mínima atención.
 
La verdad es que no quiero decirle nada porque conozco su carácter y se que se va a enfadar, pero me fastidia mucho ver como actúa a veces. Por otro lado pienso que no soy nadie para decirle nada, ya que para su forma de ver es ella la que tiene la razón, además no quiero llegar al extremo de que me pueda decir que ella hace con su hija lo que le da la gana. Supongo que es ella quien se tiene que dar cuenta de las cosas, pero por mucho que las personas más cercanas a ella le tiran indirectas parece que no se da por aludida. O será que no quiere reconocer sus fallos?

El proceso de socialización

Desde el momento mismo del parto, tu bebé comienza a relacionarse con los demás. Su habilidad para socializar estará muy limitada durante el primer año ya que casi todos sus esfuerzos se enfocan todavía en descubrir qué es capaz de hacer por sí solo, como coger y levantar objetos, caminar y otras destrezas.

Hacia el final del primer año, es posible que el bebé se muestre un poco antisocial: llora si lo dejas un momento o se muestra nervioso si lo pones en los brazos de alguien que no seas tú o tu pareja. Muchos niños pasan por lo que se denomina ansiedad con los extraños, que suele tener su punto culminante entre los 10 y los 18 meses. En este periodo el niño te prefiere a ti por encima de todos los demás y se pondrá muy nervioso si no estás cerca. Algunas veces sólo se calmará con tu presencia.

Es a partir de los 2 años aproximadamente cuando tu bebé empezará a jugar con otros niños. Como con cualquier habilidad, su capacidad de socialización pasará por fases de prueba, cometerá errores y aprenderá de ellos. Al principio, no querrá compartir sus juguetes pero a medida que aprende a sentir empatía hacia los demás pasará a ser un mejor compañero de juegos. Para los 3 años tendrá la capacidad necesaria para hacer amigos.

Que esperar del habla de un niño entre dos y tres años

2años Al llegar a los dos años de edad, los niños ya son capaces de comunicarse de manera exitosa con quienes les rodean, yendo más allá de palabras básicas para entrar a una etapa donde pueden participar de conversaciones simples, haciéndose parte de la comunicación grupal.

Los próximos doce meses estarán llenos de crecimiento en cuanto a sus habilidades lingüísticas verbales y no verbales, y para medir su cumplimiento existe una guía de metas esperables para un niño entre dos y tres años, aunque es común que algunos pequeños demoren más en llegar a ellas.

  • Maneja alrededor de 50 palabras
  • Su pronunciación mejora notablemente, haciéndose entender sin dificultades mayores, aunque puede tener complicaciones con algunas consonantes, algo normal hasta los cinco años.
  • Puede describir objetos y acciones con adjetivos calificativos, numerales, demostrativos, etc.
  • Conoce los pronombre y los aplica: Yo, tú, él, ella, la, entre otros.
  • Es capaz de describir su estado de animo con adjetivos como “Feliz,” “triste,” “cansado,” etc.
  • Puede crear frases con tres o cuatro palabras
  • Comienza aplicar tiempos verbales al hablar sobre una acción, diferenciando lo ocurrió antes, en el momento o pasará después (salté, saltó, voy a saltar)
  • Diferencia las cantidades utilizando el singular y plural. (Casa, casas, zapato, zapatos, juguete, juguetes)

Imagen: 123FR

EXPRESION : CUENTO Y JUEGO

" El hombre es completamente humano cuando juega".( Schiller)

A través de la lectura y comprensión de cuentos, el niño puede  dar paso a nuevas experiencias en lo que respecta a lo creativo.
Por medio de este instrumento, puede llegar a ordenar estructuras mentales como la lateralidad , el espacio, el tiempo y distintas expresiones que hacen a la vida humana. Cuento y psicomotricidad van unidas y se encuentran en el marco de las producciones del sujeto como realizadores de vivencias corporales únicas.

A partir de la relación  del niño con el educador  y con sus padres a través del cuento, podrá orientar su cuerpo en el espacio en un estadio de permanente acción, donde las etapas de sensación, percepción y representación, se verán en un cuerpo en movimiento.

A través del cuento podemos despertar la imaginación en el niño y también transmitirle afecto y seguridad, si los papás lo hacen para acompañar a la cama al niño a la noche para que tenga un sueño tranquilo.

También mamá o papá podrán contarle historias inventadas, cambiar el timbre de voz, la entonación y apropiarse del personaje de la historia. El niño siente que al adulto le agrada estar con él compartiendo este momento en el que juega  a ser el personaje de la historia y  se le proporciona al niño, placer, tranquilidad y seguridad a la hora de quedarse solito en su cuarto.

Estimulación en niños

Aún recuerdo cuando era pequeña y, con cuatro años, me inventaba yo misma mis propias fichas para hacerlas en casa cuando estaba aburrida.

Esas fichas solía hacerlas ayudada de mis padres y hermanos y eran cosas sencillas, como escribir las vocales, hacer líneas rectas, seguir números, etc.

Todas ellas eran muy sencillas vistas ahora, pero para estimular a los niños son muy útiles y cualquier persona puede hacerlas en sus casas.

Por ejemplo, una ficha puede consistir en tres ejercicios:

  • El primero de ellos copiar una frase, o las vocales, o incluso el alfabeto. Para ayudarle a aprender a escribir, puede hacerse en libretas de dos líneas para que no se salgan y vayan aprendiendo para después el colegio.
  • El segundo ejercicio puede ser de matemáticas, podemos enseñarle los números del uno al diez.
  • El tercero puede ser de dibujar algo (porque a los niños les encanta dibujar). O hacer cadenetas con tres, cuatro o hasta cinco líneas en fila.

Todo esto ayuda a los pequeños a ocupar su tiempo y, a la vez que los estimulamos, los preparamos para el ritmo que pueden llevar en las guarderías y colegios.