Las molestias de los primeros dientes

Cuando le salen al bebé los primeros dientes, lo cual suele ocurrir entre los 4 y los 7 meses, empieza una época un poco difícil. Incluso antes de que los dientes salgan, las encías estarán inflamadas y le dolerán. Puede que esto le ponga de mal humor o que haga que se despierte por la noche. La aparición de los dientes también causa un exceso de babitas. Sin embargo, hay algunos bebés a los que parece que los dientes no les afectan, mientras que otros lo pasan mal durante días o incluso semanas.

Para aliviar el dolor de tu bebé, intenta darle un masaje en las encías con el dedo. También le puedes dar una toallita para que la muerda. O intenta darle un aro de dentición u otro juguete para morder. Si antes lo metes en la nevera o el congelador durante unos minutos, puede calmarle más todavía. Consulta con tu pediatra antes de darle a tu bebé cualquier tipo de medicación. Los analgésicos locales orales, pueden proporcionar un alivio momentáneo a las encías del bebé, pero también pueden interferir con el reflejo para no atragantarse o causar una reacción alérgica. No le des nunca aspirina ni la pongas en sus encías.

Si ves que tu bebé tiene la barbilla o el labio de abajo enrojecido, eso es porque el babeo constante le está irritando la piel. Límpiale las babas con suavidad (sin frotar) con un pañuelo de algodón y ponle vaselina en el área afectada antes de que se vaya a dormir.

Problemas tiroideos durante el embarazo

La glándula tiroides se encuentra en la parte delantera del cuello y tiene una importante función reguladora del metabolismo. Si no funciona bien, se puede padecer hipotiroidismo (hipoactividad de la glándula) o hipertiroidismo (hiperactividad).

Generalmente, no son muchas las mujeres que lo sufren durante el embarazo (un 8%) pero es importante que las mujeres embarazadas conozcan los síntomas, ya que este trastorno puede afectarles gravemente. Se puede detectar con un simple análisis de sangre.

El hipotiroidismo durante la gestación, según estudios estadounidenses, cuadriplica la posibilidad de tener hijos e hijas con bajo coeficiente intelectual. Por eso es importante un diagnostico precoz del problema. Consulta al personal médico si tienes alguno de estos síntomas, aunque alguno de ellos sean típicos del embarazo: fatiga, aumento de peso inesperado, sequedad en la piel, intolerancia al frío o debilidad muscular.

La hiperactividad de la glándula, hipertiroidismo, también puede causar problemas. En concreto, que los bebés nazcan con bajo peso. También tienen un mayor riesgo de otras afecciones como la preeclampsia, una enfermedad del embarazo que provoca elevada presión sanguínea, brusco aumento de peso y retención de mucho líquido.

Los síntomas son intolerancia al calor, calor en la piel, sudor, temblores, pérdida de peso y palpitaciones.

¿Cuándo sentiré a mi bebé?

Uno de los momentos más emocionantes del embarazo es la primera vez que notamos las ‘pataditas’ de nuestro bebé. A la larga, estos movimientos no harán más que molestarnos y no dejarnos dormir.

Aunque el bebé comienza a mover muy pronto, no lo podremos notar hasta que nos encontremos entre la semana 16 y la 22. Las madres veteranas los suelen percibir con mayor facilidad que las primerizas, ya que han aprendido a distinguirlos de, por ejemplo, movimientos intestinales.

También influye la estructura física de la mujer, ya que las más delgadas lo notarán antes que las más rellenitas.

Algunas madres describen la sensación como un pez nadando de un lado para otro o una mariposa aleteando dentro de la tripa. En las primeras ocasiones se pueden confundir con gases o con hambre, pero según pase el tiempo se aprende a diferenciarlos. Se pueden notar mejor estando sentada o acostada.

embarazada

En un primer momento, las patadas y movimientos serán pocos y espaciados. Pero más adelante serán más intensos y regulares. ¡Muchas madres sienten hasta el hipo de su bebé! Sin duda, estos movimientos son un buen seguro de que el embarazo va bien.

Según avanza la gestación, el bebé tiene menos espacio para moverse, por lo que los movimientos serán menos, pero más definidos y fuertes: un codazo o una patada.

La violencia y los niños

Últimamente no dejamos de ver en las noticias, en prensa, radio y televisión, cómo los niños son víctimas indirectas de los malos tratos que sufren sus madres o padres por otro miembro de la familia. Y parece que no pero eso marca mucho a un niño.

Hoy, por ejemplo, ha salido una noticia donde un niño pequeño de 4 años ha presenciado cómo su padre mataba a su madre. Eso es algo que ningún niño debería ver…. JAMÁS. Debemos concienciarnos a nosotros mismos que un hijo no es una persona a la que hay que cuidar y ya está, es un ser humano que va formando sus sentimientos con el paso del tiempo y cosas así pueden dejarlo marcado de por vida; puede pensar que la familia es lo más horrible que le puede suceder; incluso puede pensar que no debe amar a nadie porque al final todo se romperá y no le quedará nadie… Los niños a edades pequeñas son muy influenciables y necesitan encontrarse protegidos para poder crecer y desarrollarse bien; pero cuando esa estabilidad se tambalea, también lo hace la confianza del niño, haciendo que sea más introvertido, que le cueste hacer amigos o relacionarse con las personas.

Si a eso le añadimos que puede vivir episodios de violencia en su casa el niño dejará de confiar en todos. No querrá demostrar afecto por nadie por el temor de acabar "molido a palos" o bien dejado de lado. Lo que a los adultos nos duele que nos hagan los amigos, como cuando quedamos para salir y hay un amigo que lleva tiempo sin salir con nosotros y nos duele, incluso nos enfadamos, para los niños es aún mayor ese sentimiento porque es algo con lo que no se habían encontrado antes y que tienen que conocer.

Un hijo no debe presenciar violencia por el mero hecho del placer (videojuegos, televisión, combates,….) pero tampoco debería hacerlo por su convivencia con personas violentas… Hablamos de un hijo, no de una cosa que se puede echar a la calle cuando no nos interesa.

Este verano, ¡a repasar!

Comienzan las ansiadas vacaciones escolares y con ellas llegan de la mano los clásicos cuadernos de verano. ¿Son necesarios después de un curso escolar completo dedicado al trabajo y al estudio?

Para los y las más pequeñas suponen una actividad más de entretenimiento, para los medianos una manera de repasar los conocimientos adquiridos durante el curso y no perder el hábito de trabajo de una forma más divertida que en el colegio, y para los más mayores una herramienta útil para reforzar una materia específica o prepararse para la repesca de septiembre. Sea cual sea la edad, la gran oferta de cuadernos de vacaciones de las editoriales para este verano da donde elegir.

El modo de trabajar con estos cuadernos, dependerá sobre todo de la etapa escolar del niño o niña, aunque es conveniente, en todas las edades no comenzar con ellos en cuanto empiezan las vacaciones, sino dejar unos 15 días de descanso para que se habitúe al periodo vacacional.

Incluso si la familia se desplaza unos días fuera, es mejor no llevarse los cuadernos y dejarlos para cuando se esté en casa, donde es más fácil organizar una rutina de trabajo.

El papel de los padres y madres en esta actividad de trabajo en verano dependerá asimismo de la edad. Los más pequeños y pequeñas necesitarán de mayor atención, pero a partir de Primaria, como son actividades que han realizado durante el curso y ya las tienen vistas, pueden trabajar solos, aunque las personas adultas revisen después el trabajo realizado.

La Tierra; Apuesta ecologista de Disney para toda la familia

Niños, jóvenes, padres y abuelo pueden coincidir en una cosa: Nuestro Planeta está gravemente informe y es tarea de los que estamos aquí y pos sobretodo de los actores del futuro, el ocuparse de construir y desarrollar acciones que nos ayuden a salvar el hogar que albera y albergó a plantas, animales y humanos durante ya millones de años.

Para darle un pequeño pero entretenido empujoncito a la familia, Disney, a través de su nueva división “Disney Nature,” el documental “Tierra,” en donde grandes y chicos conocerán aspectos desconocidos sobre ilustres habitante de la Tierra.

 

Los pequeños se sumergirán en el viaje de tres familias de animales: Osos Polares, Elefantes Africanos y Ballenas Jorobadas, quienes harán lo posible e imposible para sobrevivir en un hogar que cada vez se les vuelve más adverso.

Las fotografía del filme junto con la narración que nos invita a recorrer cada uno de los hábitat presentes, harán que los chiquitos descubran partes del planeta que antes sólo imaginaron en su fantasía.

Los productores de la película pusieron especial énfasis en incorporar una serie de elementos didácticos dirigidos a niños de todas las edades, los que luego de la mano de un adulto o educador, podrán discutir y trabajar sobre lo visto a través de guías de actividades dispuestas en el mismo sitio web del documental.

Una actividad familiar que de seguro se convertirá en un llamado de atención para los padres y una nueva manera de elevar los ya presentes ánimos de los pequeños de la casa por hacer de su planeta un lugar mejor no sólo para los humanos sino que también nuestros mejores amigos: Los animales.

Sitio Web Planeta (En Inglés)