Mis amigos Tigger y Pooh

El tierno ositos Winnie Pooh y sus amigos del bosque de las cien acres, son personajes familiares para los niños y ahora llegan a ellos de la mano de la serie animada “Mis amigos Tigger y Pooh.”

misamigos_tiggerypooh250 En ésta simpático programa infantil se pone énfasis en el aprendizaje de los misterios de la naturaleza y nociones básicas del mundo que nos rodea. Ello se da a través de misiones en las que los protagonistas intentan resolver preguntas como el origen del arcoíris, la creación de los colores, porque se hace de noche, etc..

Lo divertido, es que Pooh, Tigger y sus leales amigos, van descartando diferentes hipótesis en su búsqueda, las que son bastante similares a las que los pequeños pueden tener, haciendo que se interesen y se mantengan atentos al proceso que se sigue para llegar a la solución.

Todos los personajes tienen su propia forma de ser y habilidades, las que combinan en cada capítulo demostrando la importancia y eficacia del trabajo en equipo, el que no sólo sirve para aprender, sino que también para divertirse en grande.

Un programa genial que los chicos de entre 3 y 7 años pueden disfrutar a través de PlayHouse Disney que el canal del mismo nombre transmite en España y Latinoamérica.

Fuerza G; Lo nuevo de Disney

De las manos de Disney llega una nueva película infantil para que los chicos disfruten durante las vacaciones. Se trata de Fuerza G, una historia en donde los protagonistas son ratones cobayas que ayudan a proteger el mundo de los malvados.

g-force

Con increíbles efectos especiales que logran que los animales se vean casi humanos en sus acciones, Fuerza G nos muestra a un grupo de simpáticos y peludos amigos, que con habilidades especiales forman parte de un escuadrón del FBI que debe detener a un millonario que desea dominar el mundo.

Muy divertida, nos hará reír con la peculiar personalidad de cada personaje, los que van desde un experto en artes marciales a un genio de la informática, pasando por una coqueta cobaya, los que unidos forman el escuadrón perfecto.

Si bien está catalogada para todo espectador, contiene algunas escenas que podrían asustar a los más pequeños y unas pequeñas dosis de violencia, por lo que es recomendable para niños mayores de 8 años.

Ya está disponible en cines de todo el país, y además los chicos pueden gozarla en 3D en salas habilitadas especialmente para ellos, siendo un panorama ideal para días nublados o una salida en familia.

Imagen: Próximos Estrenos

Intolerancia a la lactosa

 

     Mi hija nació en el mes de Mayo, una niña que pesó 3.300 kg y midió 49 cm, un poco cortita pero de peso ideal. Inmediatamente nada más nacer me la puse en el pecho para que empezara a succionar, y así tener antes la subida de leche.

     La pequeña se cogió muy bien al pecho, pero mamaba muy poco tiempo, y enseguida se ponía a llorar, como si tuviera hambre. Pues nada, le volvía a dar el pecho, tomaba otro poquito, y volvía a dejar la teta. Esto lo comenté con el pediatra, y me dijo que seguramente el llorar serian los cólicos de lactante, y que lo de mamar poco tiempo no había que darle mucha importancia, ya que muchos bebés en poco tiempo sacan mucha leche.

     Todas las semanas acudía a la farmacia para saber cuanto había engordado, y la verdad es que el aumento de peso era más o menos 150 gr., lo justito que te recomiendan los pediatras. Yo estaba preocupada, porque veía que mamaba poco y engordaba lo justo.

     Al mes de nacer, empezó ha hacer las cacas de color verde claro, con mucho moco. Lo comenté a varios pediatras, y me dijeron que la pequeña tenía un poco de gastroenteritis. Al estar dándole el pecho, me dijeron que en unos días se le iría.

     No fue así, mi hija seguía haciendo las cacas de color verde lechuga, y el moco parecía como gelatina. No dormía bien ni por la noche, ni por el día, tenia muchos sobresaltos y se ponía a llorar gritando.

     La pediatra me comentó que si no era gastroenteritis, a lo mejor podría ser, que la pequeña tuviera intolerancia a la lactosa. Y así fue, le quite el pecho, con todo mi pesar, le empecé a dar leche sin lactosa, y mi hija cambió por completo, no lloraba, dormía muy bien por la noche y también durante el día, y sus cacas ya no eran de color verde y habían desaparecido los mocos.

This entry was posted in General.

Agalactia o Hipogalactia

Existen algunos casos de madres que, por uno motivo o por otro, no pueden amamantar a sus hijos debido a que "no tienen leche" o bien que no les baja la suficiente para poder alimentar al pequeño.

Ese problema se le conoce con el nombre de agalactia o hipogalactia que se definie como la "falta real de leche materna por un problema glandular".

El problema suele ser poco frecuente aunque no por ello es inexistente ya que puede que muchas de nosotras conozcamos a alguien que, a la semana o al mes de dar a luz, no ya por no cargar con el niño para amamantarlo, ha dejado de darle el pecho porque no producía la leche para el mismo, a pesar de que su cuerpo aún está cambiando de nuevo y el propio cerebro es el que manda la orden de producir la leche.

El motivo por el que suele faltar la leche, en la mayoría de los casos, es por la falta de vaciado del pecho, cosa que es muy rara (pero no imposible) que ocurra en una madre.
 
Si nosotros nos encontramos con ese caso, siempre aconsejada por nuestros médicos, deberemos probar varias veces antes de pasar directamente a la leche artificial y, aún pasando a la misma, como consejo que os doy es que sigáis intentando que el bebé saque todo lo que pueda de las mamas ya que esa leche es el mejor alimento y lo que le vendrá mucho mejor al pequeño proporcionándole un sistema inmunológico único que una leche artificial no puede proporcionar.

Cuánto mantener la lactancia

Son muchas las madres que piensan en cuánto tiempo deben estar dándole el pecho a su hijo, en si será demasiado tiempo o demasiado poco. Algunas recurren a amigos y se dejan aconsejar por expertos.

Si hubiésemos hecho esa pregunta unos años atrás nos hubieran dicho que un niño no puede mamar más allá de los seis meses, es decir, que la lactancia sería únicamente hasta los seis meses.

Sin embargo, hoy en día es diferente. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Española de Pediatría (AEPED) recomiendan la lactancia hasta, por lo menos, los dos años de edad, por todos los beneficios que tiene.

Si visitamos páginas de internet veremos que hay dos posturas, unas que aceptan esa recomendación y otras que la critican y siguen a favor del límite de seis meses de edad.

Nuestra opinión es que todo depende tanto de la madre como del bebé. Puede ocurrir que la madre no segregue más leche, o que el bebé no la acepte por varios motivos. El caso es que todo niño o niña será diferente y, por tanto, cada madre actuará de una manera, pero sabiendo que la OMS recomienda la lactancia aún en niños mayores de seis meses.

Alimentación durante el embarazo

Durante la gestación, una alimentación adecuada es imprescindible tanto para el bebé como para la futura mamá.

En un primer momento, hay ciertos alimentos que estarán prohibidos. Se trata del embutido, patés y otros alimentos que se comen crudos. La Toxoplasmosis es la culpable de estas restricciones.

Se trata de una enfermedad infecciosa humana y de otros animales, ocasionada por un parásito, el Toxoplasma gondii. En situaciones normales la enfermedad es inofensiva, pero en mujeres embarazadas puede causar infecciones leves y asintomáticas, así como infecciones mortales que afectan mayormente al feto, recién nacidos, ancianos y personas vulnerables por su condición de inmunosupresión.

Por eso, a nos ser que los análisis de sangre digan que la mujer ya la ha pasado antes, y que por lo tanto es inmune, habrá que tener mucho cuidado con este tipo de alimentos.

Todas las frutas habrá que lavarlas bien antes de consumirlas y, además, conviene pelarlas. Las verduras, si se van a consumir crudas habrá que tenerlas durante un tiempo a remojo en vinagre o lavarlas con los productos adecuados. El tomate, además de lavarlo habrá que pelarlo. Si se tiene alguna duda se debe acudir a la matrona para que ella os aconseje.

En el caso de los embutidos un truco que muchas matronas recomiendan es congelarlo antes comerlo para eliminar cualquier bacteria que pueda contener.

Así, las futuras mamás podrán calmar un antojo de vez en cuando.