Cuándo comenzar a practicar deportes

 

soccer-kids

Los deportes y actividad física son hábitos que se deben inculcar a los chicos desde temprana edad, pero ello no significa que un niño pequeño esté lo suficientemente preparado para un deporte que requiera el juego en equipo o alguno con reglas importantes y definidas.

 

Es alrededor de los 6 ó 7 años cuando el pequeño está capacitado para participar en un juego que tiene reglas y requiere esperar turnos y compartir equitativamente con otros chicos.

 

No existe un deporte ideal para cada niño y se debe escoger alguno que corresponda tanto a sus características físicas como comportamiento. Los deportes en equipo como el fútbol (el más popular entre los varones y hoy también en las niñas,) requiere la habilidad de compartir y delegar. Los chicos serán parte de un equipo de pares, donde se deben seguir ciertas reglas que aseguren una buena convivencia.

 

En el caso de los deportes individuales como las artes marciales, el tenis, ballet o gimnasia, la disciplina individual y capacidad de concentración son más importantes, ya que no tienen un compañero en quien apoyarse. También acá las reglas y entrenamiento serán más duros y la supervisión del entrenador más personalizada.

 

Si el niño no desea participar del deporte no debemos obligarle. Es importante que escoja por si mismo y prueba varios hasta encontrar uno que le agrade. Los padres deben acompañarlo en todo el proceso y ser su barra oficial durante partidos y competencias.

 

Siempre recalquemos que lo importante es participar, no ganar.

Analgesia

A la hora de dar a luz debemos de expresar a los médicos y enfermeras si queremos "sentir" el parto o bien preferimos que nos den algo para mitigar el dolor. Los médicos han de acatar lo que nosotros digamos, siempre y cuando no pongamos en peligro la vida del bebé o la nuestra mismo.

Si no sabemos sobre el tema, los méditos nos informarán y asesorarán sobre qué es más conveniente en nuestro caso, a la vez que nos irán apoyando con la respiración para que este paso pase lo más rápidamente posible. Lo que sí debemos tener claro es que las técnicas analgésicas (de las que hablaremos a continuación) como las anestésicas durante el parto son beneficiosas y no perjudican ni a la madre ni al niño o niña (en condiciones normales).

Actualmente existen diferentes métodos para aliviar el dolor durante el parto, además de los naturales como son la respiración y la relajación.

En concreto, la analgesia, que es el tema central de este artículo, es la utilización de diversos tipos de analgésicos por vía parenteral (mediante una inyección o bien mediante el suero en vena).

Como analgésicos hay bastantes pero será médico el que remomiende el mejor y éstos permitirán a la madre estar conscientes y poder, a la vez, mitigar el dolor que pueden estar sintiendo.

El otro método se refiera a la anestesia que puede ser a nivel local (en una parte del cuerpo o anestesia general (donde la madre permanece dormida).

En la mayoría de los casos se suele dar preferencia a los fármacos o anestesias que mantienen la consciencia de la madre.

La hipoterapia en el tratamiento de los niños autistas

Parecen vivir en un mundo paralelo donde sólo hay lugar para una persona. El autismo es una condición que los médicos aún no han podido desentrañar y aunque no conlleva problemas físicos peligrosos para la vida del niño, les priva de la riqueza del contacto humano.

hipoterapia

Imagen: masqsalud

Existen muchas terapias dirigidas a los pequeños que padecen de este mal que afecta a cuatro de cada mil niños en el mundo, la mayoría de ellas centradas a permitir que los chicos expresen alguna forma de comunicación con el ambiente, haciendo de cada pequeño logro una gran alegría.

Pero no sólo los padres y terapeutas son los encargados de llevar a cabo los procesos de rehabilitación para los chicos autistas, sino que los animales han demostrado increíbles habilidades para que ellos se abran al mundo. La hipoterapia es uno de los métodos más utilizados.

Se realiza a través de caballos especialmente entrenados para ellos, con instructores que supervisan las sesiones. A través de los movimientos que realiza el caballo, se estimulan diferentes partes del cuerpo del paciente, el que no sólo responde de manera física, sino que logra un lazo emocional con aquel animal que le ayuda.

Los avances que se ven en chicos autistas tratados con hipoterapia son asombrosos. Aprender a responder a estímulos, concentrarse en actividades, enfocar conductas positivas a las tareas del día a día y, quizá lo más importante para las familias, entregar afecto de manera directa, a veces no con un te quiero o palabras cariñosas, pero con una mirada que vale oro en el caso de un niño que antes rehuía el contacto visual.

En la mayoría de las ciudades existen centros dedicados a la terapia con caballos, la que además es útil para otro tipo de problemas físicos y mentales, siendo hoy una forma válida de rehabilitación y desarrollo tanto para niños como adultos.

Discusiones familiares

Las discusiones familiares son comunes, siempre dentro de un orden, y suceden hasta en las mejores familias. A pesar de ello, no es conveniente que una pareja discuta acaloradamente delante de sus hijos e hijas.

Por otro lado, están las discusiones de los padres y madres con los hijos e hijas y las de hermanos y hermanas entre sí. Si nos ven discutir a las personas adultas, será algo normal para ellos. Por eso debemos evitarlas delante de ellos.

En cualquier caso, deben saber que es normal que las personas tengan opiniones diferentes y que choquen en ocasiones. Pero también, que es mejor hablar las cosas con tranquilidad y buenas maneras que discutir a grito pelado. Otro de los miedos que tienen los y las menores es que su padre y su madre se vayan a dejar de querer si discuten. Es importante explicarles que hasta las personas que se quieren en ocasiones tienen disputas. cd680f037_a

Cuando niños y niñas presencian habitualmente estas peleas, puede que se sientan mal, por eso es importante intentar evitarlas y hablar con ellos para tranquilizarles. En muchas ocasiones, los padres y madres no nos damos cuenta de que puede afectarles.

Si, por otra parte, las discusiones son entre hermanos y/o hermanas, son el padre y la madre los que tendrán que intentar poner paz, analizando las causas de las discusiones. Celos, llamar la atención o simplemente rivalidad son las más frecuentes. Generalmente, según avanza el tiempo estas pasan y se llega a tener una buena relación. No olvidemos que las disputas no significan que las partes implicadas no se quieran.

¡Al rincón!

Hay muchas formas de frenar algunos comportamientos inadecuados de los niños. A medida que van creciendo nos ponen a prueba más a menudo, tiran de esa cuerda a ver cuanto más puede aguantar y ver si logran su objetivo: salirse con la suya. Pero para lograr su objetivo muchas veces su comportamiento a base de gritos y pataletas acaba con nuestra paciencia y terminamos cediendo a sus peticiones, aunque reconozcamos que no sea lo más adecuado.

A mi, personalmente, me gusta aplicar la técnica del aislamiento, me resulta más efectiva, si bien demanda de más tiempo que una bofetada o un grito, a lo largo siento que de alguna manera les estoy enseñando un poco más a comportarse y entender por si mismos que es lo más adecuado.

Ante un golpe, patada o grito fuera de lugar, o peleas entre hermanos, retiro al niño que está actuando mal, lo alejo del resto y le explico que eso no debe hacerse, que de esa manera no se sigue jugando, que piense que es lo  que está haciendo mal unos minutos y recién después de pasado ese tiempo y pidiendo disculpas, podrá unirse al resto.

Probablemente intentará levantarse del sitio donde lo haya arrestado, pues se lo vuelve a llevar al mismo lugar hasta que nosotras decidamos cuando debe levantarse. Para un niño pequeño un par de minutos es suficiente, para un niño de unos cuatro años, con cinco minutos también bastará.

El sitio donde sentarlo conviene que sea aislado del resto, sin cosas alrededor que lo distraigan, no es aconsejable que se lo castigue en su cuarto porque ese sitio es para dormir y jugar, sino le estaremos dando un doble mensaje contradictorio.

Pasado el tiempo de castigo, el niño deberá pedir perdón y reconocer su comportamiento, recién ahí podrá unirse al grupo de juego.

Estas actitudes se repetirán a menudo, si siempre repetimos esta rutina entenderán y aprenderán a disculparse.

Expresión

Los niños no tienen por qué expresar sus sentimientos, o lo que quieren decir, sólo con la palabra; hay muchas otras formas con las que pueden mostrarlos como son:

  • Expresión Verbal.
  • Expresión Gestual o corporal.
  • Expresión Plástica.
  • Expresión Musical.

La expresión verbal es aquella donde el niño utiliza el lenguaje, es decir, habla, para expresar cómo se siente o bien para comunicarse. Es lo normal que hace, no sólo cada niño, sino cada persona, niño, adolescente, o adulto; todos utilizamos la palabra para comunicarnos y expresar nuestros sentimientos aunque, en muchas ocasiones, esas expresiones van acompañadas de otro tipo como es la gestual.

La expresión gestual se refiere a los gestos, muecas, … que realizamos, ya estemos hablando o simplemente callados. Por ejemplo, cuando los niños no quieren comer suelen torcer la cara y hacer una mueca con la boca, esa sería una expresión gestual que no requiere de comunicación verbal para saber su significado.

Por su parte, tanto la expresión plástica como la musical requieren de una serie de instrumentos determinados ya sea para crear música o reproducirla o bien para crear arte como pueden ser cuadros, imágenes, esculturas,… Todo ello expresa lo que el autor vive en ese momento y cómo se siente y, en el caso de los niños, los dibujos y la música son como libros abiertos hacía sus sentimientos.

Sin embargo, también es cierto que hay niños que no pueden realizar algún tipo de expresión por uno u otro motivo, por ejemplo que no controle bien su cuerpo, que no pueda hablar, o que no sepa expresarse… En estos casos se suele potenciar más la utilización de los otros medios de expresión para que lleguen a ser prácticamente normales aunque los niños de hoy en día son bastante crueles con los que son diferentes.