El ‘no’ también es educativo

No toques esto, eso no se hace, así no…En muchas ocasiones, los padres y madres tienen la sensación de que pasan todo el día prohibiendo cosas a sus hijos e hijas. Pero esto no es malo, de hecho, es imprescindible e inevitable.

La educación de niños y niñas debe tener como objetivo el desarrollo de personas maduras, responsables y autónomas. Para ello, el afecto, la ternura y la comunicación son básicos, pero también la imposición de límites claros y coherentes. Sobre todo para establecer unas normas y transmitir una cierta disciplina.

Es curioso como la palabra ‘no’ es una de las favoritas de niños y niñas. ¡La aprenden en seguida! No quieren ir a la cama, no quieren recoger los juguetes, no quieren comer…Y en ocasiones, a los padres y madres les cuesta decirla. No es cuestión de ser rígidos ni intolerables, sino que, desde la comprensión, debemos mostrarles lo que está permitido y lo que no; lo que es conveniente y lo que no.

En ocasiones no resulta fácil decir ‘no’, pero debemos ser coherentes y mantener la decisión con los razonamiento más convenientes para cada ocasión. Es normal y lógico que muchas veces las personas adultas se dejen llevar por un estado de ánimo que por la situación real.

En estos casos, los niños y las niñas pueden darse cuenta de la arbitrariedad de las decisiones, por lo que una disculpa es fundamental. Deben saber que los padres y madres también se equivocan.

Por último, y como hemos dicho varias veces en post anteriores, nuestros hijos e hijas aprenden por imitación y repetición, por lo que una actitud coherente de padres y madres es fundamental.

Cómo elegir su calzado

Los zapatos son, como regla general, fundamentales en nuestro vestuario y necesitan ser cómodos, de buena calidad y diseño.

En el caso de calzado para el bebé, se suman otras características como exigencias de calidad hipoalergénicas, materiales de buena factura y aireación. Además, debemos tener en cuenta la etapa de desarrollo del niño o de la niña: si están aprendiendo a caminar, si gatean…

Veamos qué cosas debemos considerar a la hora de elegir el calzado para bebes y niños, que materiales, hormas y números elegir según la edad…

Para las y los recién nacidos, el calzado deberá ser liviano, cómodo y aireado. Son ideales son los confeccionados con tela  o lona y la planta debe ser lo mas delgada y lisa posible, para que no moleste ni roce ni la planta de su pie.

www.ocu.org

Entre los 6 y los 9 meses comienzan a moverse más y algunos de ellos y ellas empezarán a gatear. Para ello aparecen los zapatitos de aprendizaje, ligeros e igualmente de tratamientos hipoalergénicos, de telas suaves y con una suela ya mas gruesa y de base antideslizante. Les dará seguridad, adherencia y agarre y se sentirán cómodos y protegidos para dar sus primeros pasos.

Cuando ya caminan, el calzado necesita calidad, comodidad y confort, sumado a un gran elemento, seguridad. Los zapatos para caminantes deben tener ventilación, plantas gruesas, pero no demasiado altas, deben ser antideslizantes y de un peso moderado, que les permita libertad de movimientos.

Mi hijo con NEE ya es un adulto

Cuando nuestro hijo con NEE ha transitado por su escolaridad con logros, avances y aprendizajes varios, llega a una edad en la cual por sus capacidades no puede integrase a un taller protegido o de producción, quedando afuera la posibilidad de su inserción laboral, ni pensar en el trabajo competitivo. Es otro de los duelos que debemos hacer los padres de hijos con necesidades educativas especiales.
 
Este es el caso de los alumnos con Discapacidad mental de grado severo y profundo. Pero es muy importante que sigan desarrollando la socialización a través de su asistencia a un Centro de Día. Esto hará que su vida se siga enriqueciendo día a día al intercambiar vivencias con pares y docentes especializados.
 
Los padres debemos buscar un lugar que sea de contención, estimulador, donde en un clima de amistad se promueva la integración a la sociedad con distintas actividades pedagógicas y terapéuticas.
 
                  01_smallfundacion-nosotros.png
 
El espacio de taller para los padres también es algo a tener en cuenta, ya que necesitamos mantenernos en contacto con las vivencias de nuestro hijo y reforzar los lazos familiares  para acompañar a lograr lo más posible  perseverancia en las actividades de la vida diaria que tienen que ver con la independencia personal, como los hábitos de higiene personal y el vestido y desvestido.
 
 

Nanas y cuentos

A la hora de dormir, cuando son bebés, a muchas madres nos gusta cantarles a nuestros pequeños para que se duerman en su cuna oyendo la voz de su madre. Hay veces, cuando tenemos más hijos, que los más mayores se acercan incluso porque, si ellos también se han dormido con la voz de su madre, recuerdan esa dulzura que toma la voz cuando les cantamos a nuestros hijos (y que es diferente a cuando hablamos normalmente o cuando cantamos otro tipo de música).

Esos momentos son inolvidables tanto para la madre como para los niños y es una de las situaciones en las que se suele crear un vínculo entre madre e hijo (otro más de las muchas situaciones en las que se pueden crear: dándole el pecho, bañando al bebé,…).

Cuando los niños son más mayores, las nanas no tienen tanta utilidad como el hecho de leerles antes de irse a dormir. Los cuentos, que también nos servirán para fomentar la ilusión por leer ellos mismos las miles de aventuras que pueden encontrarse en ellos, pueden ser leídos o inventados, de cualquier tipo, teniendo en cuenta de que se trata de que duerman, no de ponerlos más activos (así que los cuentos de piratas, de naves espaciales,… tienen que tener una historia, no más aburrida, sino metiendo entre el argumento alguna que otra cama (alguien que cae dormido…) de manera que los propios niños puedan escenificar esas escenas y, como suele ocurrir, alguna que otra vez escenificando se quedarán dormidos.

Niños con Síndrome de Down

Hay casos en los que los bebés tienen problemas y pueden aparecer transtornos como el síndrome de Down. Este síndrome es un trastorno genético que se produce por la presencia de un cromosoma adicional, conocido como el cromosoma 21.

Los bebés con este problema suelen presentar un retraso mental que puede pasar por varias fases, desde el más leve donde casi no se nota, a niveles más elevados con problemas, ya no sólo mentales, sino también físicos.

De hecho, un bebé con síndrome de Down suele tener problemas del corazón así como instestinales, de oído o de vista (por eso muchos niños con síndrome de down llevan gafas con alta graduación).

Para saber si el bebé puede tener síndrome de down o no existen varias pruebas como son la amniocentecis (una prueba en la que se extrae una muestra del líquido amniótico; la prueba es peligrosa y los médicos han de informar de todos los riesgos que entraña).

 De todas formas hemos de ser conscientes que un bebé es una personita que necesita alguien que le quiera y no por su retraso ha de ser abandonada ni tampoco despreciada. A veces esas personas saben mucho más de la vida que cualquier persona normal porque miran la vida con otros ojos, reconociendo lo que de verdad es importante y apartando frivolidades.

Moda infantil primavera-verano

Llega el buen tiempo y con él podremos guardar, por fin, abrigos, chaquetas y botas para dar paso a la ropa más ligera y colorida.

Nuestros hijos e hijas disfrutan del buen tiempo en la calle y las plazas y parques se llenan de colorido y tejidos suaves. Por eso, para esta primavera-verano, no pueden faltar los colores en la ropa de los niños y niñas.

Este año, las tonalidades se centran eminentemente en los colores primarios rojo, amarillo y azul, aunque también hay algunas propuestas que incorporan el naranja y el verde, colores que dan una gran sensación de alegría, fuerza e ilusión.

moda colorista cucun rojatex

En cuanto a la ropa, para las niñas siguen triunfando vestidos cortos, vaporosos y sin mangas, así como pantalones cortos combinados con blusas o camisetas. Tanto para niñas como para niñas, este año volverán a triunfar los pantalones tipo ‘árabe’ anchos y de tiro muy bajo.

Los niños van muy cómodos enfundados en favorecedores pantalones piratas. Los podremos combinar tanto con http://www.masdemoda.com       camisas como con camisetas.

Por supuesto más importante que el color a la hora de elegir la ropa de los niños y niñas es la comodidad y sobre todo la calidad de los tejidos, más aún en verano, ya que su piel es más delicada que la nuestra y con el calor y el sudor pueden aparecer alergias, rojeces o pequeños granitos, por eso lo ideal es optar por tejidos naturales como el algodón, aunque sea un poco más caro que los materiales sintéticos.