Cuándo vacunar

Los niños tienen que vacunarse durante varios periodos de su vida hasta que alcanzan los 14-16 años de edad, unas vacunas necesarias que le ayudarán a tener todas las defensas que necesiten.

Sin embargo, no se debe vacunar a un niño en determinadas situaciones como son:

  1. Si se tiene una enfermedad infecciosa aguda como: Sarampión, tuberculosis, hepatitis.
  2. Si padece alguna enfermedad crónica en fase activa o descompensada como: Cardiopatía, nefropatía, alergia.
  3. Si es alérgico a alguno de los componentes de las vacunas como: Huevos, antibióticos, conservantes.
  4. Si está con tratamiento con: Corticoides, inmunosupresores.
  5. Si ha recibido tratamiento en los 3 últimos meses con:  Plasma o sangre fresca, gammaglobulinas, inmunosupresores.
  6. Si padece: Leucemia, tumores, enfermedades que afecten al sistema inmunitario.
  7. No se recomienda aplicar el componente contra la "Tosferina", si padece:
  • Una enfermedad neurológica progresiva o evolutiva,
  • Ha padecido convulsiones anteriormente.

Eso sí, las vacunas debemos ponérselas…

  •  Aunque tenga una enfermedad leve como catarros comunes, sin fiebre.
  • Aunque padezca una enfermedad crónica si está estabilizada, como:

- Cardiopatía congénita.

- Nefropatía.

- Diabetes sacarina controlada.

- Alergia.

  • Aunque sea alérgico a: 

- Leche y proteínas vacunas.

- Polvo, polen y hongos.

- Colorantes.

  •  Aunque esté en tratamiento con:

- Vitaminas.

- Antibióticos y/o mucolíticos.

- Expectorantes.

- Antidiarreicos.

- Hierro.

Para facilitar el baño

Hoy en día existen multitud de accesorios que intentar hacer la vida más fácil a los padres y a las madres, sobre todos para esos primerizos y primerizas que andamos un poquito torpes, todavía.

Uno de los mejores inventos que he descubierto y que me ha resultado realmente práctico es la hamaca para el baño.

hamaca ba[1]..

Sabemos que el baño es placentero y relajante para el bebé y que fomenta su relación con los progenitores. Pero también es cierto que, sobre todo al principio, no sabemos muy bien cómo apañarnos para asear al bebé. Tenemos que sujetarle la cabeza, tener cuidado con el cordón, enjabonarle con cuidado, aclararle…

¡Muchas cosas para solo dos manos!

En ocasiones tendremos ayuda, pero en las que no, la hamaca para el baño es la solución. El bebé se queda recostado y bien sujeto en ella y nosotros podemos utilizar las dos manos para asearle. Y con la total confianza de que no se va a resbalar, ni a hundir ni nada de nada.

Además, suelen ser regulables, por lo que según crezca, podremos ir adaptándola a su talla. Por lo menos hasta que el bebé pueda sentarse en la bañera por si solo o sola.

Como casi todo hoy en día, existen diferentes modelos, marcas y precios. Pero las podemos encontrar por unos 20 euros. Existen también otras modalidades para niños y niñas más mayores, como son los asientos y aros de baño.

Una mamá también es una mujer

Tener un hijo implica tantas cosas que no alcanzaría un blog para explicarlo. Nuestra vida da un giro de 180º, en todos los sentidos, ya no somos sólo nosotros mismos, somos uno más. nuestra vida se llena de responsabilidades que hasta ahora desconocíamos.

Desde cambios de hábitos y costumbres, horarios, rutinas, descanso, ya nada es como antes. Es muy común sentirse algo agobiada en los primeros meses con bebé en casa, por eso es aconsejable no tratar de ser la mujer maravilla, pide ayuda, deja las limpiezas profundas para cuando tengas tiempo, y por sobre todas las cosas descansa.

Las noches de insomnio, de tomas nocturnas, de gases molestos, llevan consigo un agotamiento en las mamás que solo las que lo han pasado saben de lo que estoy hablando. Aprovecha a dormir cuando el pequeño lo haga.

Muchas veces nos quedamos con unos kilos de más después de un parto, es absolutamente normal y desde luego pasará un tiempo hasta recuperar nuestra figura. Aprovecha a hacer ejercicios y te sentirás mejor.

Sal a caminar, verás que un poco de cambio de aire renovará tu espíritu y te sentirás mejor contigo misma y con tu familia. Date un respiro, no te sientas culpable por querer estar un momento sola, arréglate y ve a dar un paseo, vete a la peluquería, ser madre también es ser mujer.

mam

Consejos para el futuro papá durante el parto

Generalmente, será el padre de la criatura quien esté presente durante el parto. Si no es así, estos consejos sirven para toda aquella persona que vaya a acompañar a la mujer durante el parto.

Lo más importante es estar bien informado o informada sobre qué esperar. Si conoces bien los síntomas o las posibles complicaciones será más fácil poder ayudar.

Hay que estar preparado o preparada para esperar. Una mujer puede estar muchas horas de parto antes de ir al hospital e incluso, una vez allí, la espera puede ser eterna.

El o la acompañante debe ser flexible. La futura mamá puede haber decidido una cosa y cambiar de opinión en el último momento. La pareja debe ser flexible y tener presentes sus deseos.

padre-en-parto_article

Dar a luz es un proceso largo y duro y todas las mujeres no reaccionan igual. Por eso, no lo tomes a mal ni te ofendas si ella te rechaza. Intenta ponerte en su lugar y comprenderlo.

Durante el parto, la mujer es el centro de atención, pero no debes descuidarte. Si vas a pasar noche allí es importante que tengas tus cosas preparadas: zapatillas, mudas, ropa limpia…

Si es necesario para atender mejor a la mujer, haz preguntas. Para los médicos y enfermeras lo que hacen es totalmente normal, pero no es así para parejas primerizas.

Y sobre todo, ayúdala a que esté tranquila y relajada. El papel fundamental del o la acompañante es sobre todo, de apoyo. Ten en cuenta que es ella la que hace todo el trabajo. Por eso, debes permanecer a su lado y hacerle saber que estás allí para lo que ella necesite. Sin duda esa será la mejor ayuda.

¿Por qué mienten?

Llegados a una edad, los niños y las niñas tienden a mentir. Básicamente, lo hacen por las mismas razones que lo hacen las personas adultas. Aunque no hay que pasar ninguna de ellas, está claro que no todas las mentiras tienen la misma gravedad. Y tampoco es lo mismo una mentirijilla esporádica que algo habitual.

Para ellos y ellas, la mentira es un modo de evitar un castigo, de no pasar vergüenza por algo que han hecho, llamar la atención, presumir, sentirse fuerte, dañar a alguien…Como decíamos antes, las mismas razones que tienen las personas adultas. Si escarbamos un poco cuando mienten de manera sistemática, es frecuente que se descubran frustraciones, conflictos… Una comunicación fluida y una buena relación familiar son fundamentales para evitar las mentiras. También, enseñar valores como la sinceridad.

Una de las modalidades más grave de mentiras es la ‘pseudología fantástica’, donde se mezcla realidad y ficción para reemplazar el mundo que le rodea y que le disgusta. También, las que impliquen a terceras personas.

mentiras-45a84

Para paliar este comportamiento, es básico el compromiso familiar. En primer lugar, las personas adultas deben dar ejemplo y no mentir delante de niños y niñas. Ya se sabe que actúan por imitación.

También debemos analizar con el niño o la niña los motivos y repercusiones de sus mentiras, al tiempo que se le muestra el comportamiento correcto.

Debemos apostar por un ambiente de confianza donde fluya la comunicación.

Y por último, hay que evitar el autoritarismo y las reacciones desproporcionadas.

Angelitos para hacer con los niños

Una de las cosas que les gusta mucho hacer a los niños es manualidades y si los vamos a tener durante al menos dos semanas en casa, qué mejor momento para estar con ellos que haciendo entre ellos y los papás unas manualidades que pueda colgar en el árbol o dejárselos como regalo para Papá Noel y los Reyes Magos.

Aquí os traigo una manualidad que pueden hacer vuestros hijos, con vuestra ayuda, claro. Se trata de hacer angelitos para colgar en el árbol de Navidad (o para otra cosa, no necesariamente para colgarlos).
 Lo primero es la plantilla que la tenéis aquí mismo:

parte 1

parte2

Como veis el ángel se compone de dos partes, una el cuerpo que es circular y lo único que tenemos que hacer es recortarlo y ponerle celo por detrás para que no se abra. La otra parte son las alas del ángel que irán encajadas en la parte de atrás y, para que no se salgan podremos colocarle un poco de celo o bien pegamento de barra.

Ahora bien, ¿qué pueden hacer nuestros hijos? Pues varias cosas: Pueden colorearlos, pueden echarles purpurina de colores por encima (bien la de pegamento o bien echamos una capa de cola y después les ayudamos a espolvorear la purpurina (a fin de que no se peguen ellos)), también pueden decorarlos con pintura de manos, poniendo sus deditos por todo el vestido del ángel.

Por último, les hacemos unos agujeritos en las manos por donde pasamos un cordel y los podemos colgar en el árbol. Si no queremos hacer eso, podemos dejarlos tal cual o bien hacer una especie de marioneta poniendoles por detrás un palo.

Ya veréis como les ilusiona a los niños el hacer adornos así.