Sillas de auto para niños mayores de un año

Una vez que el chico llega a los nueve kilos, alrededor de un año edad, ya no requiere que su sillita de automóvil vaya mirando hacia atrás. Algunos modelos permiten voltearlas para continuar con su uso, pero en la mayoría de los casos tendremos que adquirir otra.

En las sillas dirigidas a niños más grandes, el pequeño ya no va en posición semi recostada, sino que sentado. Si nuestro hijo es pequeño, seguro se dormirá apenas prendas en el coche, por lo que es vital que tenga algún tipo de soporte para su cuello y cabeza.

Otra parte importante de la que debemos fijarnos al seleccionar la silla, son los apoya brazos. Muchas ofrecen apoyabrazos desmontables, ya que generalmente están creados para pequeños algo ya mayores (éste tipo de silla es utilizado hasta los 18 kilos, aproximadamente 4 años de edad,) los que pueden poner allí vasos de jugo e implementos para divertirse.

Aparte de ser cómoda, necesitas fijarte en la manera que el pequeño irá sujeto a la silla. Lo mejor es que ésta tenga su propio sistema de cinturones, ya que las que se valen del que trae el auto, pueden dejar hematomas sobre el pecho del niño en caso de un frenazo fuerte o choque, mientras que las incluidas están especialmente diseñadas para su cuerpo, sujetando además de sus brazos, las piernas.

Asesórate antes de tomar la decisión, seguro que alguien que ya tenga un bebé mayor que el tuyo podrá decirte que cosas le gustaron de la silla que adquiría y cuales le parecieron molestas o hasta peligrosas. Con la opinión de gente que ya haya pasado por el mismo proceso, irás informada a hacer tu compra, cuidado la seguridad y comodidad de tu pequeñito.

Donar la sangre del cordón umbilical

Hoy en día, a las mujeres embarazadas, les preguntarán si quieren ser donantes de la sangre del cordón umbilical. Es una decisión personal pero es algo que no perjudica al bebé ni a la madre y que puede servir para ayudar a otros niños o niñas.

La sangre del cordón umbilical, al igual que la médula ósea es rica en células madre. Estas partículas son células maestras capaces de crear los componentes principales de la sangre humana y del sistema inmunológico. A partir de ellas se forman glóbulos rojos, blancos y plaquetas. Por eso la sangre del cordón puede ser utilizada para el tratamiento de enfermedades de la sangre y de tipo genético.

Las ventajas de utilizar esta sangre son, entre otras, la facilidad de su obtención, ya que nos hay riesgo ni molestia para la madre o para el bebé. Además, es un material de deshecho que, si no se utiliza para eso, se va a tirar.

sangre_cordon_umbilical

Tiene poca probabilidad de transmisión de infecciones y permite el uso de trasplantes de donantes parcialmente compatibles.

Su disponibilidad es muy rápida, ya que está ubica da en bancos.

Por último, estas células poseen una mayor capacidad de crecimiento.

En la sanidad pública, debemos saber que ésta sangre que se guarda no es para el uso del bebé donante sino para otros que así lo necesiten. El uso particular sólo se lleva a cabo a través de clínicas privadas por un elevado coste mensual o anual.

www.blog-salud.com

La diversión de los niños: juguetes sencillos

Aún  recuerdo el regalo que le hice de pequeño a mi sobrinito, con un año. Se trata de un camión gigante, tan grande como él en esa época. Lo compré sin caja porque no la llevaba (ya sabemos que los juguetes no tienen que comprarse en grandes almacenes ni supermercados, en la tienda de la esquina podemos encontrar a veces los mismos y a precios más económicos) y después llegó la odisea de encontrar una caja para el armatoste que era el camión, cosa que me resultó algo más difícil mismo que encontrar el propio camión.

Cuando por fín doy con una (una caja de un frigorífico y la adecúo al juguete que le había comprado, me encuentro con la sorpresa de que el camión que tanto había querido y por el que hasta había llorado porque no lo tenía y él quería conducirlo no le hacía tanta gracía y prefirió jugar con la caja del camión (se subía encima y nos pedía que le empujásemos para poder hacer como que lo conducía). Ese fue el regalo que más ilusión le hizo, una caja de cartón, simple, y barata.

No hace falta buscar en una jugueteria algo que les haga ilusión, y es que los niños pueden emocionarse con las cosas más sencillas del mundo. Ese día fue una caja de cartón pero pueden ser muchas otras cosas como marionetas hechas con sus calcetines (que se les quedan pequeños) y decorados con piececillas que no nos sirven, o botones de camisas antiguas, hasta una caja de plástico, bien decorada, puede servirles a los niños para cualquier diversión (guardar sus tesoros, utilizar como hucha,…).  Lo único es dejar ese afán consumista que tenemos muchos y dejar de disfruten de las cosas sencillas de la vida.

Guía del sueño

Durante las primeras semanas, los bebés se duermen en cualquier parte, apenas les molesta la luz ni el ruido normal de una casa.

Para ayudar al bebé a ir aprendiendo poco a poco a diferenciar la noche del día, suele recomendarse que por la noche, se le acueste en una habitación oscura.

En general se debe evitar que la cuna esté directamente al sol. También que esté en zona de corrientes de aire y los ruidos excesivos.

En lo referente a la posición, durante los últimos 30 años se había recomendado poner a los bebés boca abajo por temor a que algo de alimento del estómago fuese regurgitado y se introdujese en los bronquios, causando asfixia.

www.mercofinanzas.com

Sin embargo, estudios epidemiológicos han mostrado que el síndrome de muerte súbita del lactante ocurre con más frecuencia en bebés que estaban acostados boca abajo. Por tanto, en la actualidad, se recomienda acostar a los bebés preferentemente de lado o boca arriba, por lo menos durante los 6 primeros meses de vida.

Por último, está la decisión de dónde va a dormir. Es una elección personal: unas familias prefieren tener a los bebés en cunas y otras prefieren ese contacto más íntimo.

Muchos padres y madres reconocen que duermen mucho más tranquilos si tienen cerca a su bebé. Dar el pecho en la propia cama sin tener que levantarse es ciertamente mucho más cómodo. Otra opción consiste en colocar la cuna junto a la cama con uno de los laterales bajados y los colchones a la misma altura, de forma que si el bebé necesita mamar o ser consolado, se le puede acercar alargando el brazo.

Mamitis o Papitis

Alguna vez nos hemos encontrado con amigos, familiares, casos personales o casos que vemos o nos cuentan, con personas que tienen problemas para dejar a su hijo o hija con otra persona que no sea su mamá o su papá.  Comúnmente a eso se le suele denominar "mamitis" o "papitis" con lo que nos referimos al hecho de que el niño no quiere separarse de su madre o de su padre y, cuando lo hace, es llorando y enfadándose durante un buen rato (puede llegar incluso a tirarse toda la mañana llorando porque no está con él o ella su madre o su padre).

Los padres tampoco acompañan  a hacer más llevadera la situación. Por ejemplo, cuando vamos a la guardería y dejamos a nuestro pequeño, cuando se pone a llorar acudimos rápidamente y es más complicado así ayudar a que el niño se integre en la clase porque sabrá que, si llora, entonces su madre o su padre vienen a por él y no lo dejan solo. Ya no es porque tengan miedo a estar solos sino que no quieren que sus padres se separen de ellos y eso perjudica mucho la educación del niño porque no va a poder tener a sus padres siempre.

En esas ocasiones lo mejor es, desde casa, ir concienciándole de que tiene que ir a la guardería, de que tiene que jugar con otros niños y que, después de un rato, su madre y/o su padre irán a recogerlo para llevarlo a casa y jugar con él. Pero no debemos quedarnos en la puerta de la clase viendo a nuestro hijo porque eso hará que se ponga a llorar para que sus padres lo vuelvan a coger.

Precauciones de los tres a los seis meses

 

     En esta etapa, es cuando el bebé empieza a girarse y también a ponerse objetos en la boca, por eso debes evitar dejarlo solo en los lugares donde pueda caerse, así como no dejar a su alcance ningún objeto pequeño que pueda tragarse. Evita darle juguetes que tengan piezas pequeñas y que sean desmontables.

     Hasta que el niño cumpla un añito, es mejor que en su cuna duerma sin almohada, podemos utilizar cojines especiales para que pueda dormir de lado.

     Hay que procurar no dejar a al bebé en la cama donde duermen los adultos o niños mayores, ya que en un pequeño descuido, se puede caer.

     Los chupetes serán siempre de una sola pieza, preferibles de silicona. De vez en cuando hay que comprobar que el chupete esta en buenas condiciones, que no existan roturas en la tetina. El chupete debe cambiarse por otro aproximadamente cada tres meses.

     Nunca se dejará al alcance del bebé bolsas de plástico o cordeles, ya que esto podría producirle una asfixia.

     Hay que comprobar que los objetos con los que esta jugando no le caben en la boca, y hay que procurar  no olvidarse monedas, botones, dados de jugar…. , encima de las mesas, o en los sofás.

     Al igual que hacemos con los chupetes, los juguetes habrá que revisarlos rutinariamente para comprobar que no hay ninguna pieza rota o que alguna se haya soltado.

     Los alimentos que les preparemos a nuestro bebé deberá estar muy triturado, ya que los peques con este tiempo pueden atragantarse fácilmente.

     En la bañera y aunque ya se siente solito, no le dejes ni un momento ni le sueltes, pues cuatro centímetros de agua son suficientes para que un bebé se ahogue.