Precauciones de los seis a los doce meses

 

     El niño comienza a desplazarse por toda la casa con sus propios medios, y es normal que quiera investigar todo lo que se ponga en su camino, por este motivo se deben extremar las precauciones.

     Se deberán tapar todos los enchufes para que no pueda meter los dedos, y no hay que dejar a su alcance aparatos eléctricos. En el mercado existen varios modelos para poder tapar los enchufes, algunos son muy cómodos, ya que no se tienen que ir quitando cada vez que queramos enchufar algo.

     Es muy importante la protección de los balcones y ventanas con telas o redes para que no puedan caerse, y lo que hay que procurar, es no dejar sillas o muebles que les permitan llegar a las ventanas.

     Si después de comer, se deja puesto el mantel, hay que retirar todos los objetos de encima de la mesa, ya que los peques son muy propensos a estirar de las cosas colgantes, como pueden ser las esquinas de los manteles.

     Si cuando son recién nacidos se aconseja utilizar chupetes de silicona, en cuanto aparezcan los primeros dientes es aconsejable cambiarlos por los de goma, ya que los de silicona se rompen más fácilmente.

     Con estas edades no se les debe ofrecer frutos secos, pues su dentadura aún no esta preparada para triturarlos y pueden ahogarse.

     Tampoco dejaremos a su alcance cerillas, mecheros o sustancias inflamables, ya que aunque creamos que es imposible que un bebé encienda un mechero, mas vele prevenir que lamentar.

¿Puedo tomar infusiones durante el embarazo?

En un primer momento, parece que las infusiones son saludables y beneficiosas para el organismo. Pero como tantas otras cosas, esto no es así durante el embarazo. Hay que tener en cuenta que muchas hierbas son la base de medicamentos y que, por tanto, pueden ser perjudiciales para la mujer embarazada. O más bien para el feto.

Vamos a comenzar por las infusiones que no se pueden tomar durante la gestación. Muchas de esas hierbas son estimulantes para el útero y pueden producir abortos si se toman en grandes cantidades. Por si acaso, siempre es mejor prevenir que curar. Entre ellas están el anís, el muérdago, la manzanilla, Hierba Luisa, poleo, romero, salvia, ortiga, flor de jamaica, raíz de regaliz, té de labrador. El romero si que es apto para cocinar, ya que la cantidad que se utiliza es mucho menos que la que utilizamos para hacer una infusión. infusion1

Otras hierbas también están contraindicadas como la valeriana, raíz de kaya o la esculetaria, ya que pueden dañar el hígado. La coca (o mate de coca) contiene pequeñas cantidades de cocaína. La lobelia contiene nicotina. Y hay otras como el mate que puede contener tanta cafeína como el café.

Hay otras hierbas más seguras como son el jengibre, la menta, el tomillo o el escaramujo. De todos modos, durante el embarazo se recomienda tomarlas en cantidades moderadas.

El jengibre puede ayudar a combatir las náuseas durante los primeros meses de embarazo. Se puede tomar como infusión vertiendo agua caliente sobre las raíces frescas, en cápsulas o en tinturas.

Hojas: disfruta del otoño

Un paseo por los jardines de tu cuidad o por el bosque puede ser una estupenda oportunidad para que tus hijos e hijas descubran en la naturaleza una fuente inagotable para realizar manualidades.

Además de aprender sobre árboles y plantas, una vez en casa podrán estar de lo más entretenidos fabricando desde collares a mascaras étnicas. Solo será necesario que, durante el paseo, recojamos una buena cantidad de hojas de todos los tamaños y colores, ramitas, piñas y todo tipo de frutos o semillas. Conviene recoger una cantidad abundante par que luego los niños y niñas puedan elegir lo que más les guste.

hojas

Una vez en casa, las posibilidades son varias. Con un poco de cordel podremos realizar unos bonitos collares o unas guirnaldas muy otoñales para decorar la casa. Con un pequeño punzón haremos un agujero en la parte superior de la hoja e iremos introduciendo el cordel. Si hemos recogido hojas de varios colores podremos ir intercalándolas.

Para realizar unas bonitas máscaras sólo tendremos que prensar las hojas para que queden bien planas. Una vez prensadas, debemos pegar en ellas las semillas, bayas u otros frutos que hayamos recogido (o que tengamos en casa) para dotarles de ojos, nariz y boca.

Para los y las más mañosas, con las hojas podemos elaborar un bonito cesto para guardar lo que queramos. Serán necesarias 15 hojas grandes que no estén rotas. Hay que sobreponer unas 10 e ir entrecruzándolas para crear los lados de la cesta. Para cerrar los lados utilizaremos pequeñas ramas que atraviesen las hojas en puntos estratégicos. Para hacer el fondo, enlazaremos las hojas restantes fijándolas a su vez a los lados.

De mayor quiero ser…

Quien no ha dicho alguna vez eso de: – yo quiero ser…(bombera, escultora, enfermera, policía…). Yo de pequeña hasta quise ser caballo. Imaginaros que risas cada vez que me lo preguntaban. Ahora mi hijo de seis años está en esa época en que quiere imitar todo lo que ve en casa o en casa de los familiares y le encanta eso de que le digan que se parece a su madre en esto o que se parece a su padre en lo otro. Siempre me dice:-mira mami, yo tengo el pelo como tu y mis ojos son como los tuyos…Bueno, pues ahora también está en esa etapa de fantasear con lo que será de mayor. El primer oficio que nos dijo fue el de policia, ya que siempre le estamos hablando de que mi padre, su “iaio Manuel”que era guardia urbano y ahora está en el cielo cuidando de él(murió en acto de servicio) y claro, él estaba entusiasmado con eso de coger a los malos y llebarlos a la cárcel. La verdad es que a mi mucha gracia no me hizo cuando se lo escuché decir la primera vez, pero es un niño y comprendo que lo que ahora le hace gracia se le olvida a los dos dias. Como yo pensaba, ahora ya ha cambiado de opinión y un día al volver de la escuela nos dijo que quería ser profesor. Eso ya me hizo más gracia, podrá tener muchas vacaciones y es muy bonito eso de enseñar, pensé. Veremos a ver lo que le dura esta idea, seguro que la próxima semana como muy tarde me dice que ha cambiado de opinión y que quiere ser otra cosa, es muy divertido escucharles dar las explicaciones pertinentes cuando les preguntas por que quieren dedicarse a esa profesión.
 
Supongo que esto se empieza a complicar cuando se van haciendo mayores, ya que tiene que ser desesperante cuando quieren dedicarse a algo que a ti no te hace ni chispita de gracia. Pero hay que entender que cada persona es libre de querer hacer de su vida lo que decida, y lo más que podemos hacer en esos casos es intentar aconsejarles lo que a nosotros nos parece mejor. Creo que hay que dejar que los hijos tengan oportunidad de equivocarse como hemos hecho nosotros, osinó siempre te podrán echar en cara que tu en su día hiciste lo que mejor te pareció y que ahora les toca a ellos poder elegir.  
 
Espero que cuando a mi me llegue el día de escuchar la decisión  definitiva de mis hijos de a que se van a dedicar tenga la capacidad de saber entender porque les gusta la profesión que habrán elegido

Diez movimientos para realizar un masaje

Como hemos comentado en el post anterior, los masajes son muy beneficiosos para los bebés. Les estimulan tanto física como psíquicamente y, además, favorecen sus vínculos con los padres y madres. Tanto el baño como un posterior masaje puede ser una buena actividad para que los papás se involucren en el cuidado del bebé.

Veamos cuáles son los movimientos más gratificantes para el bebé.

En primer lugar, desde las sienes hacia la nuca, con las yemas de los dedos realizando pequeños círculos.

El segundo se realiza sobre la frente. Con los pulgares empezaremos desde el centro, ‘alisándola’ suavemente hacia los laterales.

Para quienes les están saliendo los dientes existe un movimiento que va desde las encías hasta la comisura de los labios.

img

Ya sobre el cuerpo, podemos realizar un masaje desde el comienzo de las clavículas hacia los hombros. Los realizaremos siempre suavemente con la yema de los dedos.

El quinto movimiento va por el brazo, del hombro hacia la mano y volver. Podemos repetirlo hasta tres veces en cada extremidad.

En la parte inferior del cuerpo podemos masajearle desde la cadera hacia los pies, masajeando los muslos. También podemos realizarlo hasta tres veces.

www.mercadolibre.com

La planta de los pies es altamente sensorial, pero debemos evitar las cosquillas. Cogeremos su pie con las dos manos realizando pequeños círculos con los pulgares.

El octavo movimiento va por detrás, desde los omóplatos hasta los riñones. Podemos alargarlo hasta los pies.

El siguiente va por la columna vertebral, aunque es importante realizarlo suavemente sin ejercer presión.

Por último y para terminar, peinaremos todo su cuerpo, de la nunca al talón como ‘nivelándolo’.

La Casa de Mickey Mouse

El ratoncito de Disney que marcó nuestra infancia, también es uno de los personajes favoritos de tus hijos, sobretodo aquellos en edad preescolar, los que tienen el programa de televisión La Casa de Mickey Mouse entre sus favoritos.

mickeyPensado para niños entre dos y seis años, ofrece en cada episodio una aventura, en donde los pequeños acompañarán a Mickey y sus amigos, resolviendo retos y desafíos, con un esquema en donde los chicos participan activamente.

Cada actividad propuesta, llama a los niños a utilizar habilidades físicas y mentales, como el contar, sumar, razonar, a la vez que bailan y saltan. Algo que agrada a los niños, es que Mickey les pide su ayuda para las tareas, felicitándolas una vez cumplidas.

Sus capítulos duran alrededor de 15 minutos, tiempo suficiente para que los pequeños no se aburran y cambien de actividad, y se centran en áreas del desarrollo, además de utilizar animaciones coloridas en un ambiente libre de violencia.

La Casa de Mickey Mouse se exhibe a través de la señal de Disney Channel, y también en el canal PlayHouse Disney, dedicado exclusivamente a los preescolares.

Imagen: Jim Hill Media