¿Pueden trabajar nuestros hijos adolescentes?

Llegada a cierta edad, los chicos quieren más independencia y para ello no sólo requieren permisos, sino que también dinero para realizar actividades con sus amigos y mantener el estilo de vida que les gusta.

teenworker Pedir dinero extra a sus padres no es la mejor opción, ya que deben aprender el verdadero valor del dinero. Por ello son muchos los adolescentes que toman pequeños empleos para sus gastos personales.

Trabajar es una nueva experiencia para los adolescentes, ya que les enseña el verdadero valor del dinero. La idea es que sean labores adecuadas para su edad y que no ocupen muchas horas, ya que su primera prioridad siempre debe estar en el estudio.

Si es que nuestro hijo quiere comenzar a trabajar, nosotros debemos acompañarles en su búsqueda asegurándonos que obtendrá un empleo donde no se arriesgue su integridad física y sicológica, en un ambiente sano y con horarios razonables.

La ley española establece que los adolescentes pueden comenzar a trabajar a partir de los 14 años, en una jornada que no debe sobrepasar las 16 horas semanales entre los menores de 16, y las 20 horas en aquellos menores de 18 años.

Un chico de entre 14 y 15 no puede trabajar más allá de las 7 p.m, y los menores de 18 hasta las 10 p.m. Ninguno puede hacerlo más de seis días a la semana.

Los padres deben ir evaluando el impacto que el trabajo tiene en la vida académica y social de los niños. Su bienestar siempre debe estar primero, y si bien es importante aprender a ganar su propio dinero, es vital que lo hagan sin arriesgar su integridad.

Imagen: MetroKids

Federación de Scouts

ASDE, la Federación de Asociaciones de Scouts de España, es una Organización No Gubernamental sin ánimo de lucro, independiente, pluriconfesional y declarada de utilidad pública en 1977. Apoyada por jóvenes y adultos voluntarios, es de carácter educativo-formativo en el tiempo libre infantil y juvenil.

http://asde.scouts-es.net

ASDE, favorece el desarrollo del escultismo en España a través de programas educativos cimentados en la educación para la salud, la integración social y la igualdad de oportunidades, la educación medioambiental, la educación para la paz y el desarrollo y la promoción de la calidad de la vida infantil. Esta compuesta por 16 Organizaciones correspondientes a 15 Comunidades Autónomas españolas y la Ciudad Autónoma de Melilla. Forman parte de la Federación 318 Grupos Scout con más de 32.000 miembros repartidos por toda la geografía española y dependientes de su Organización Scout Federada.

Los scouts son niños y jóvenes, de ambos sexos, de 6 a 21 años, que se organizan en Castores (6 a 8 años), Lobatos (8 a 11 años), Scouts (12 a 14 años), Escultas o Pioneros (14 a 17 años), Rovers o Compañeros (17 a 21 años). ASDE y el movimiento Scout han luchado por romper la imagen estereotipada de los Scouts que se limitan a hacer salidas al campo.

El Movimiento Scout, es una organización con 90 años de presencia en España (desde 1912), con un periodo de clandestinidad en la época franquista y legalizado desde 1977 con la llegada de la democracia. Es básicamente un proyecto educativo para niños y jóvenes que potencia la responsabilidad, la libertad, la concienciación en temas sociales y el servicio a los demás

Niños con parálisis cerebral

Entendemos por parálisis cerebral infantil :un grupo de cuadros clínicos con manifestaciones en la esfera motora (parálisis, hipertonía, movimientos anormales) debidos a lesiones estabilizadas, no progresivas, de las estructuras motoras del encéfalo, resultado de la acción de diversas causas etiológicas que actúan antes, durante o después del nacimiento.
 
Podríamos separar con fines didácticos tres grandes pilares fundamentales en la construcción de todo sujeto: la motricidad, la afectividad y la inteligencia. En los niños que hoy nos ocupan, uno de dichos pilares está, en diferente grado irreversiblemente dañado: el motriz.
 
.Pero los otros, la afectividad y la inteligencia, no necesariamente, aunque sabemos que corren serios riesgos de verse comprometidos. La asociación de parálisis cerebral con trastornos sensoriales y/o déficit intelectual es muy frecuente, y tambiénel papel que cumple la acción, el movimiento, en el desarrollo del niño en el conocimiento de su propio cuerpo, del mundo, de los objetos, del espació, del tiempo y de la causalidad es fundamental, ya sea que nos estemos refiriendo a la estructuración afectiva como a la cognitiva.
 
No es nada fácil separar un aspecto del otro (afectividad, motricidad, inteligencia-percepción, atención, memoria, lenguaje, pensamiento), siendo la complejidad de los mismos lo que hace tan artesanal la tarea educativa y terapéutica con estos niños.
                                                               
 
                                                       
 
                                                  

Fiebre en los recién nacidos

 

bebe001

La pesadilla de toda madre es que su bebé se enferme. Por ello cuando sentimos que nuestro hijo que pocas semanas tiene una temperatura por sobre lo normal, se prende una luz de alarma y tendemos a pensar lo peor.

Los adultos o niños mayores, están acostumbrados a regular su temperatura corporal según las condiciones del ambiente. Los bebés pequeños son todavía inmaduros en ello, ya que recién están conociendo el mundo exterior, y su cuerpo debe acostumbrarse a toda una serie de sensaciones alejadas del calor del vientre materno. También carecen de los mecanismos aislantes del cuerpo para luchar contra las adversidades del clima, como la grasa subcutánea y transpiración.

Pero no por ello debemos dejar de alarmarnos cuando nuestro pequeño presenta síntomas atribuibles a una infección, lo que puede derivar en una enfermedad más seria. Si tú hijo presenta fiebre sobre los 38° Celsius, está irritable, no quiere alimentarse o presenta cambios en la coloración de la piel, debes comunicarte con el pediatra. Él sabrá guiarte. No siempre tienen que presentarse todos los síntomas, muchas veces los bebés no presentan algunos de ellos, lo que no significa que estén sanos

Otro de los factores que puede derivar en un aumento de temperatura en los bebés, es la deshidratación. Si el niño tiene los labios secos o sientes que no consume suficiente leche, debes llevarle al pediatra o centro de emergencia para que le hidraten de forma intravenosa. Esto ocurre sobretodo en las primeras semanas.

Las madres tienden a sobre abrigar a los chicos, o mantener la temperatura de la habitación demasiado alta. El clima ideal para el bebé es entre los 22° y 24°. Tampoco debemos exponerles a luz solar, sea directa e indirectamente. Mucho cuidado en los viajes en auto. Existen en el mercado pantallas protectoras para las ventanas.

Nunca olvides que la fiebre es síntoma de que algo ocurre en el cuerpo de tú hijo. No la dejes pasar en vano. El instinto de madre nunca falla.

Protégele del frío

Debemos proteger siempre a nuestros hijos e hijas, tanto del frío como del calor. Y más con temperaturas extremas, como las que estamos viviendo durante estas últimas semanas.

Hay que prestar atención especial a los y las recién nacidas, ya que les cuesta más mantener una temperatura constante y ésta suele ser más baja.

Para protegerles, la temperatura en casa debe ser de unos 20 grados y el ambiente debería ser húmedo, para que el niño o niña respire mejor. Para ello, son útiles los humidificadores.

También, debemos tener cuidado a la hora del baño y al cambiarle los pañales. El baño debe estar caldeado y la temperatura del agua debe oscilar entre los 36 y los 37 grados. Tras el baño, conviene vestirle en la misma habitación para evitar los cambios bruscos de temperatura. De igual manera, el cambio de pañales debe ser rápido para que el niño o la niña no se enfríe.

Durante la noche, la temperatura debe estar a unos 18 grados. Para mantener al bebé caliente, deberá llevar un pijama grueso que le tape hasta los pies. En la cuna, una sábana y una colcha serán suficientes. Si se destapa, es mejor poner una colcha más ligera y un pijama más grueso.

Para salir fuera de casa, conviene vestirles con varias capas de ropa, así si entremos a algún lugar más cálido, podremos quitarle alguna, adaptándonos a la situación.